FRUTA PROHIBIDA

                                                        

                                                                                      Para Gloria Fuertes (la de la vespa)

 

Ya no me avergüenzo,

me dejé la vergüenza en la batalla,

y en lugar de taparme la sonrisa,

le enseño los dientes al portero,

cada vez que bajo a por tabaco.

He dejado de esconderme…de ti,

y ahora llamo a tu puerta cada día,

si me miras, ya no me sonrojo.

Le temo al olvido, pero a la inversa,

a que te acabe olvidando mi sonrisa,

por eso me embosco en la penumbra,

para besarte a hurtadillas en la nuca,

para que solo a mí me regales esa fruta

que escondiste en el fondo de tu boca.

                                                   Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

* Este poema ha sido seleccionado entre los veinte finalistas del concurso literario promovido por ZENDA, “El club de los poetas vivos”, de entre más de mil presentados, y con el número 13 (el de mi casa cuando era niño), y yo más feliz que una perdiz:

https://www.zendalibros.com/seleccion-del-concurso-de-poesia-de-el-club-de-los-poetas-vivos/

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s