JULIA

 

Julio era un poeta adolescente que alquilaba hamacas en una de las playas más espectaculares de Río, la de Ipanema. Allí estaba él, recién amanecido, observándola, desde el anonimato que da la distancia. Ella aparecía de repente, alta, rubia y bronceada, iluminada por el primer sol. Le gustaba verla andar, disfrutaba especialmente ese momento en el que sus pechos saltaban juguetones, como dos gotas de rocío a punto de derramarse.

Julio tocaba la guitarra en los tiempos muertos, allí dentro escondía todos sus sentimientos. Aquel verano se propuso dos cosas, componerle la canción más bonita del mundo a su sueño andante, y acabar con una virginidad sonrojante que le perseguía como un fantasma incómodo. Acertó a escribir alguna estrofa tonta: “Mira que chica más linda, más llena de gracia…”, era un principio.

Antes de que terminase el verano, y todas las esperanzas de conocerla, sus ojos asistieron a lo que nunca hubieran querido asistir. En la salida de las duchas, dos chicas estaban besándose y tocándose con pasión, sí, una de las dos era ella. Lo cierto es que encajó frío la noticia, pero a la vez le excitó, era una sensación extraña. Corrió al baño y allí desfogó sus instintos.

El verano pasó, y al menos consiguió enterarse de que su amada vivía en Río de Janeiro, en una urbanización de las afueras. Empezó a maquinar, y cifró en el carnaval próximo su oportunidad. Con el dinero ahorrado compraría un disfraz de gata, ya que su idea era vestirse de mujer para así intentar seducirla. Incluso seleccionó cuidadosamente relleno para lucir unos senos turgentes, y consiguió el carmín más sexy.

Llegó el domingo de carnaval, Río se vistió de exuberancia y de oropel. Era el día soñado por todos, la alegría, la lujuria y el exceso campeaban a sus anchas. Julio tenía localizada la zona en la que vivía, y allí fue, vestido con su disfraz de gata. Dobló una esquina y una pareja de enamorados copulaban sin freno en un portal. Las carrozas, los colores, el confeti y la brillantina se adueñaban de las calles.

De repente la localizó entre un gentío, pero era inútil, se acercaba y se alejaba como las olas, y el tumulto le acabó devorando. Una chica vestida de leona le prestó su boca, y éste la besó con fruición, otro mulato bailarín le regaló unas caladas de marihuana. Luego sudor, roces, cerveza, y un tal Marcelo invitándole a su casa mientras le tocaba el culo. Allí vio saliva, piel, pelos, senos, bocas, labios, pezones, tetillas, culos, vaginas, lamió y fue lamido y, lo más importante, sintió un orgasmo como nunca lo hubiera sentido en soledad. Esa noche tuvo el sueño más hermoso, un sueño sinestésico y feliz, los colores olían a canela y sabían a fresa ácida.

Amaneció confundido, se quitó de encima la pierna de una chica que no le dejaba moverse,  apartó enérgicamente un brazo masculino, cuyo dueño casi se despierta, y miró a su alrededor con orgullo.

Sentada en la barra mientras jugaba con la sombrillita de su tercer margarita, la escultural Julia, labios carnosos, traje rosa de lentejuelas,  pestañas negras a juego con su pelucón, recordaba con nostalgia su primera vez.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

DICCIONARIO ETIMOILÓGICO DE INNISFREE: “EDICIÓN DELUXE” (XII)

Imagen de “mondobelo blog” (JonathanWolstenholme: http://mondobeloblog.blogspot.com.es/2015/01/la-vida-secreta-y-surrealista-de-los.html)

Qué nostalgia y qué pereza, en suma qué pereza nostálgica volver a abrir nuestro diccionario etimoilógico. La última entrega fue allá por abril de 2015, Raúl Castro y Barack Obama estrechaban afectuosamente sus manos en una cumbre de las Américas, ¡qué tiempos aquéllos!, y como si este juego de palabras fuera la crónica de una muerte anunciada, dos años han pasado, y en la Casa Blanca, se consumó la “Putopía”. No digo nada más, creo que todos me entienden.

Como les debemos un racimo de conceptos, nos vamos a la docena, y seguimos alimentando este acervo etimoilógico que tanto echaban de menos…

 

“Amanacer”: Nacer a primera hora de la mañana, costumbre que suele darse en los nacimientos de personas previsoras, generalmente de nacionalidad alemana.

“Alegrorías”: Alegorías alegres.

“Cilantrópico”: Persona inclinada a las causas humanitarias debido al consumo masivo de cilantro.

“Consumatizar”: Intentar superar problemas psíquicos por medio del consumo patológico. Dolencia que suele acusarse en sistemas capitalistas y grandes urbes.

“Cuñazo”: Cuñado molesto, tendente a la pesadez.

“Diosificar”:  Dividir o graduar las dosis de oración a Dios.

“Maradear”: Merodear cerca del mar.

“Mar rebobinado”: Fenómeno que se da cuando las olas no van ni vienen, solo vuelven hacia el viento que las trajo y reculan porque se asustan del futuro.

“¡Nálgame Dios!”: Expresión de estupefacción en la que una señora con enormes posaderas invoca al creador.

“Testimoño”: Declaración solemne de señora respetable, generalmente inspirada por su hermoso e incomparable moño.

“Karácter”: Carácter fuerte propio de los practicantes de Karate.

“Vertiginos@”: Persona tendente a una actividad extenuante.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

 

Para compensar igualmente nuestra obstinada ausencia, elegimos una pieza sublime que ilustre la lectura de los términos seleccionados, nada menos que “La fantasía Tallis” de Ralph Vaughan Williams, Lord Byron y Mary Shelley remando contra el viento que arrastra hacia un destino inexorable. No menos sublime e inmortal, la película de Gonzalo Suárez, cine y música unidas en Innisfree, déjense llevar…

 

DICCIONARIO ETIMOILÓGICO DE INNISFREE (XI)

South Africa Mandela Memorial

*fotografía tomada de “vigoalminuto.com”

Hoy en nuestro diccionario abordamos por primera vez el lenguaje diplomático, con dos términos controvertidos. Y lo hacemos, congratulándonos por el acercamiento entre los Estados Unidos y Cuba, materializado en la última cumbre de las Américas, donde Raúl Castro y Barak Obama estrecharon afectuosamente sus manos. Cuba es un ejemplo de lo que comenzó en utopía y terminó en “putopía”(en seguida les aclaramos el matiz que aleja a ambos términos). Añadimos un tercer término, fuera de lugar, porque hoy, ya saben, manda la “p”.  En fin, pensemos todos juntos en que estos gestos nos llevan a un mundo mejor, y caminemos hacia la utopía, no la “putopía”…

“Putopía”: Utopía que se tuerce.

“Protoculo”: Regla ceremonial, diplomática o palatina establecida por decreto o por costumbre, cuya aplicación tiene consecuencias catastróficas.

“Politéismo”: Tendencia al consumo excesivo de distintas clases de té.

Bueno, y como hemos sido un poco pastelosos hasta aquí, les ofrecemos una auténtica “putopía” en imágenes y guitarrazos, los de Pearl Jam, con la visceral, “Do the evolution”…

DICCIONARIO ETIMOILÓGICO DE INNISFREE (X)

Retomamos el diccionario etimoilógico de Innisfree, que ya empezaba a acumular polvo en sus honorables lomos. El director de la academia, Atticus, ha recibido en estos felices días una visita que ha llenado su vida de esperanza, y ya saben que lo primero es lo primero. Agradecemos su paciencia, queridos innisfritas.  Hoy proseguimos con la escalada sicalíptica que iniciáramos con los versiculos, en la séptima entrega, y continuáramos invitando al gran filósofo griego “Heraclítoris”. Le toca el turno a la “l” de lengua, con eso creo que decimos todo…

– Lavavaginas: Instrumento electrónico de higiene femenino destinado a lavar vaginas.

– Lubricantante: Cantante obsceno.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Con todo nuestro respeto y cariño, amenizamos el espacio con la inolvidable voz de Elvis “La pelvis”, que esté en los cielos. No nos podemos resistir a esta preciosidad “Love me tender”, empezamos “picantones” y terminamos románticos…

DICCIONARIO ETIMOILÓGICO DE INNISFREE (VIII)

Nuestro diccionario continúa la senda sicalíptica que iniciamos la semana pasada, cuando hablábamos de “versiculos” y de culos. Fundimos filosofía y pornografía, sí, han oído bien, no en vano, uno de los grandes, el prusiano Kant, casi, casi, se llamaba como aquel mito erótico de los 70 encarnado por la sensual Sylvia Kristel. No me enrollo más, dos nuevos términos hoy…

-“Habismo”: Dícese del sistema político basado en el poder de la habas, que indefectiblemente termina en un abismo.

“Heraclítoris”: Filósofo clásico heleno que teorizó sobre temas pornográficos.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Hoy ilustramos con humor nuestra lección pornofilosófica…

DICCIONARIO ETIMOILÓGICO DE INNISFREE (VII)

VINILA-CHARLIE

                                   *Vinila Von Bismark, gloriosa ante las pirámides de Teotihuecán (y a quien no le guste que no mire)

Comenzamos el año por el final en nuestro diccionario etimoilógico de Innisfree, es decir por la “V”, de Vinila Von Bismark, cuya figura embellece hoy Innisfree. Aquí pensamos que los últimos serán los primeros, y con las letras pasa lo mismo. Tres términos hoy, ni más ni menos, ahí van:

Varapalo: Vara que tiene incorporada un palo, por lo que cumple una doble función coercitiva.

Versiculo/s: Verso o conjunto de versos que ciertos poetas decimonónicos dedicaban a los culos de sus amadas.

*¡Ojo!, no confundir con el término “versículo”, esdrújulo término que nada tiene que ver.

Vean un granado ejemplo de tan bella figura en los versos apócrifos de un poeta anónimo del siglo XIX. Numerosos estudiosos los atribuyen al Barón Von Heissenberg, furibundo enamorado de los culos. Otras teorías apuntan a que el  culo de Vinila Von Bismarck (el de la foto, claro), podría haber servido de inspiración futurista para los mismos…

“Observo perplejo tu culo redondo y prieto,

Es como si fuera mi animal inquieto.”

“A place with no name”, de nuestra querida Vinila Von Bismark, pegadiza canción llena de resonancias western. Con este vídeo y con la foto de portada todos gritamos: ¡yo soy Charlie!…

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=coq2mO3xbuU]

*La fotografía de Vinila Von Bismark cuenta con su autorización para ser publicada en “the way to Innisfree”.

– ANEXO (29/03/2015): Introducimos un anexo a la entrada correspondiente a la “v”, en nuestro diccionario etimoilógico. Las mentes de la Academia no para de investigar, y he aquí un nuevo término…

“Viagrafía”: Conjunto de actos que configuran la vida sexual de ciertos individuos, tendentes a edades avanzadas, y usuarios asiduos de viagra.