LUNEANDO LX: “BAND OF HORSES”


 

 

 

 

 BOH

“WEED PARTY”

 

                                                                    Para todos los amantes de los Starbucks

Conforme se aproxima el otoño, Atticus se va volviendo más sentimental y su corazón se tiñe de amarillo, como esas infinitas alfombras de hojas crujientes que hermosean el paisaje urbano en la estación de la melancolía. Por eso recupera un instante, un fogonazo de su vida que le emocionó.

Corría julio de 2012, ¡ahí es nada!, y  llegué al paseo del Prado con mucha antelación(como es costumbre inveterada para Atticus). Esperaba a mi hermana, que iba a salir del trabajo. Veríamos una magnífica exposición de Edward Hopper en el Thyssen. Entré en el Starbucks ( me chiflan) que está frente a Neptuno.

“Hay gente que hace pensar que todo es más fácil”. Fue un pensamiento que lúcido cruzó por mi mente mientras estaba saboreando un delicioso café ( no me pidan que café era, tengo memoria, pero no tanta) y, de repente, sonó una canción de Band of horses ( tampoco me pidan cuál fue).

La canción me hizo pensar en la facultad o la magia que, a veces, tiene el cine, la música, en fin, el arte, para rescatarte de la tristeza repentina, como cuando las gotas de lluvia limpian el cristal de una ventana. Y entonces pensé en la oportunidad de este luneando, que llega tarde pero llega, y lo quise compartir con vosotros, Innisfritas. Porque la pretensión de esta canción que se repite de lunes a lunes es esa, que abandonéis por unos minutos el tiempo real y percibáis el aroma de el café que paladeé en el Starbucks.

Y yendo al grano, que voy a contar de Band of horses. Pues que es una banda oriunda de la cuna del grunge, Seattle Que me encanta, porque es de las que, como diría nuestro amigo Julio Ruiz, “huelen a vaca” (en el buen sentido, claro, por su acercamiento al mejor folk y al country, quien quiera que entienda). Una banda con la que siento que juego en casa. De bar de madera y camisa de franela a cuadros. Los conocí por sus dos primeros discos y les he perdido la pista, pero cuando escucho cualquier canción de estos discos sigo tarareándola. Más allá del “Funeral”, su gran hit, que es una buena canción, pero ni mucho menos mi canción favorita dentro del “Everything all the time”,  su primer disco y, quizás , el más popular.

Así que seguimos preparando nuestros corazones para otoño, como el zorro de “El Principito”, y ahí va “Weed party”, poco más de tres minutos magistrales, vitales y cosquilleantes incluidos en el disco referido.

                                                              Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Pues hoy somos  cartesianos y pasamos una actuación de Band of horses de exactamente tres minutos. En vivo, como procede   ( y como los vió Atticus en aquel Decode de 2011, cree recordar)…

Y ya de paso recordamos una entrada sobre la expo de Hopper, aquel fantástico día del Starbucks:  https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/07/16/hopper-pictures-of-america/

LUNEANDO LIX: LA BIEN QUERIDA


 

 

 

 

 

 BIENQUERIDA2

 

 

“EL ROMANCERO”

 

Dentro de  poco comienza el otoño, la estación de la melancolía, la preferida de Atticus. Y nos parecía bien comenzar los luneandos otoñales con Ana Fernándezdez Villaverde, “la Bien querida”. Traemos “El Romancero”, el disco que le dio popularidad. Sabemos que le han seguido dos, “Fiesta” y “Ceremonia”, en los que se aprecia un giro hacia la electrónica que a mi me aleja del intimismo inicial demostrado en “el Romancero”. Y, ¿Por qué elegimos el Romancero?, y por qué nos gusta por encima de sus demás trabajos. Pues porque es un crisol que destila pasado, huellas, heridas aún abiertas, cicatrices, venganzas. Pero también alegrías y cosquillas, las que proporciona esa cosa extraña llamada amor, mientras se conserva. Todas sus canciones brillan bajo el arrullo de la voz y la sensibilidad de Ana. Por su poesía cotidiana, sus letras precisas y preciosas, intensas y, sobre todo, auténticas.

La canción seleccionada, “De momento, Abril” narra una historia que nos podrían haber contado, o peor, que nos podría haber ocurrido a nosotros. Y todo con una sencillez que desarma. “Esta mañana escuché en el jardín de tu casa, una canción que decía algo parecido, a lo que venía pensando mientras tú leías un libro; y me quedé sin palabras, porque no tuve ni tengo el valor de decirlo; que me hubiera casado contigo de habérmelo pedido; y luego me he ido, y me han venido de golpe las cosas que te hubiera dicho, las cosas que nunca te digo, porque siempre me pasa lo mismo…” dejo de escribir, porque ya nos lo cuenta Ana, la Bien querida.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

No se si fue ésta u otra canción del Romancero la que sonaba cuando yo entraba apresurado a aquel pabellón de Salamanca, hasta donde fui persiguiéndola a ella y a Tracy Ann Campbell y su  Camera Obscura, en aquel festival de cuyo nombre no me acuerdo. Luego la saludé entre el público después de su actuación, y descubrí a una chica afable y encantadora lejana a cualquier divismo o pretenciosidad….

(Por favor, no se pierdan a la niña del final, porque es una monada)

LUNEANDO LVIII: BROCHE PSICODÉLICO (V)


 

 

THE BEATLES &THE ROLLING STONES

SHE'S A RAINBOWN 

 

 BEATLES SEE THE SKY

 

“Lucy in the sky with diamonds”/”She’s a rainbow”

 

 

En Innisfree concluimos el “agosto del amor” en septiembre, porque somos muy chulos y porque a Atticus le da la gana, básicamente. La verdad es que hemos tenido la sensación de quedarnos cortos en este “pequeño viaje” por la psicodelia. Ya sabéis que nos hubiera encantado pinchar a grupos como The Byrds. Pero en algún momento del camino, como Kerouac, los retomaremos, con o sin psicodelia de por medio.

Y por eso, aunque fuera de agenda, procedía un colofón insuperable. De perfecto broche dos versiones, una quizás más blanda y otra quizás más dura de la misma excelencia, Beatles y Rollings, o Rollings y Beatles, que lo mismo da. Cuando se formula esa pregunta tan manida de con cuál de los dos te quedarías, yo respondo que con los dos, igual que me quedo con Chaplin y Keaton, con Gary Cooper y con Cary Grant, o con “Las Meninas” y “Los fusilamientos”. Es una cuestión del momento, del día, del estado de ánimo.

Es peculiar (y no intencionado a la hora de seleccionar las canciones)  que el año de lanzamiento de ambas canciones sea el mismo, 1967. Ignoro si los Rollings lanzaron su “She’s like a rainbown” como respuesta a “Lucy”, el caso es que no me interesa.

“Lucy in the sky with diamonds” fue escrita por John Lennon, y formó parte del mítico album, “Sargent Pepper” (quizás, junto al muy surrealista “Magical mistery tour”, los dos discos favoritos de los Beatles para Atticus; ¡Por Dios!, revisen la película sobre el autobús mágico, es una delicia). Todo se basó en una melodía infantil cantada por Lennon que se va envolviendo y complicando en el celofán del sitar de George Harrison y un pastoso órgano Hammond. Menciono el celofán por que narra la travesía psicodélica en un “país de flores de celofán” de Lucy, claro.

De segundo plato ( o primero, lo que gusten), “She’s a rainbow”, esa otra joya de la corona de la psicodelia, psicodelicia donde las haya, compuesta por esos dos genios díscolos que se llevan a matar, pero que por suerte para la humanidad nunca se divorcia del todo ( de vez en cuando se dan un tiempo para profundizar en sus también brillantes carreras en solitario). Si, hablamos de Mick Jagger y Keith Richards.

La canción, como ya hemos anticipado, se grabó en mayo de 1967, lanzándose en diciembre de ese mismo año (que nostalgia, aún estaba por allí el gran Brian Jones). Se incluyó en el álbum “The satanic majesties request”.

Hoy pintamos un magnífico arco iris, a golpe de piano, en el bonito cielo de celofán y diamantes de Lucy…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

¡Ladys and gentlemen!, con uds…

THE BEATLES…

AND “THE ROLLING STONES”…