HISTORIAS ÍNFIMAS(V): “LA GRAN ILUSIÓN”

“LA GRAN ILUSIÓN”

CARAVAGGIO“David y Goliat”(Caravaggio)

La cabeza cayó caliente dentro del cesto. Fue un corte seco y limpio, de buen matarife, no dejó apenas huellas sanguinolentas a su paso. Sumida en una consciencia borrosa, pensó con pesar que nunca más volvería a tener sexo. De repente, le asaltó una esperanza y se agarró como a un clavo ardiendo a la ilusión del sexo oral. Fue un último rayo de luz en sus escasos segundos de existencia.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguéz

LUNEANDO LXXV: NEIL YOUNG (II)

 

NEIL II

“IF YOU COULD READ MY MIND”

Hoy celebramos con poesía y con una bellísima canción, “If you could read my mind”, de Gordon Lightfood, un artista canadiense con una dura carrera profesional por problemas de salud, que otro canadiense, uno de nuestros favoritos, Neil Young, sigue vivo y dando guerra, “on the road, again”, como cantaría el bueno de Willy Nelson…

 

CABALLO LOCO

Cuando Neil agarra la guitarra
flota en el aire algo que desgarra.
De repente su armónica suena
y los ángeles se mueren de pena,
un paisaje nevado atrás se queda,
una luz espectral que a los ojos quema,
las notas tristes de un piano que juega
con la melodía del cielo metida en un poema.

                                        Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Les aconsejamos la letra,que ofrecemos  en inglés y en español, saboréenla, también es pura poesía…

 

IF YOU COULD READ MY MIND (INGLÉS)
If you could read my mind love
What a tale my thoughts could tell
Just like an old time movie
‘bout a ghost from a wishin well

In a castle dark or a fortress strong
With chains upon my feet
You know that ghost is me
And I will never be set free
As long as I’m a ghost that you cant see

If I could read your mind love
What a tale your thoughts could tell
Just like a paperback novel
The kind that drugstores sell
When you reach the part where the heartaches come
The hero would be me
But heroes often fail
And you won’t read that book again
Because the ending’s just too hard to take

I’d walk away like a movie star
Who gets burned in a three way script
Enter number two
A movie queen to play the scene
Of bringing all the good things out in me
But for now love, lets be real
I never thought I could act this way
And Ive got to say that I just dont get it
I dont know where we went wrong
But the feeling’s gone
And I just can’t get it back

If you could read my mind love
What a tale my thoughts could tell
Just like an old time movie
bout a ghost from a wishin well

In a castle dark or a fortress strong
With chains upon my feet
But stories always end

And if you read between the lines
You’ll know that I’m just tryin to understand
The feelins that you lack
I never thought I could feel this way
And I’ve got to say that I just don’t get it
I dont know where we went wrong
But the feeling’s gone
And I just can’t get it back

 

SI PUDIERAS LEER MI MENTE (ESPAÑOL)
Si pudieras leer mi mente, amor,
Mis pensamientos te contarían un cuento
Como una película antigua
Sobre un fantasma salido de un pozo de los deseos

En un castillo oscuro o una gran fortaleza
Con cadenas en los pies
Sabes que ese fantasma soy yo
Y que nunca seré libre
Mientras sea un fatasma que tú no ves.

Si pudiera leer tu mente, amor,
Tus pensamientos me contarían un cuento
Como una novela de bolsillo
De esas que se venden en las tiendas
Cuando llegas a la parte en la que hay un desamor
Ese personaje sería yo
pero los protagonistas a veces fracasan
Y no leeràs este libro de nuevo porque el final
es demasiado difícil de aceptar

Yo iría a pie como una estrella de cine
que se quema en un guion de tres personajes
que entre el numero dos:
Una reina de pelicula para interpretar la escena
en la que sacaba todo lo bueno que haya en mí
Pero por ahora , amor, seamos realistas
Nunca pensé que yo podria actuar asi
y tengo que decir que no lo entiendo
No sé en qué nos equivocamos
Pero ese sentimiento ha desaparecido
y no puedo hacer que vuelva

Si pudieras leer mi mente, amor,
Mis pensamientos te contarían un cuento
Como una película antigua
Sobre un fantasma salido de un pozo de los deseos

En un castillo oscuro o una gran fortaleza
Con cadenas en los pies
Pero las historias siempre acaban

Y si lees entre lineas
Sabrás que sólo intento entender
Los sentimientos de los que careces
Nunca pensé que me sentiría así
Y tengo que decir que no lo entiendo
No sé dónde nos equivocamos
Pero ese sentimiento ha desaparecido
y no puedo hacer que vuelva

 

¡FELICIDADES, HARVEY!

HARVEY                                                                                        Harvey Keitel, 75 años

No voy a hacer una hagiografía de Harvey Keitel, para eso está Google y una inmensidad de estudios especializados, en Innisfree hablamos con las vísceras siempre (incluido el corazón, claro). Aquí ya apareció como el señor “Blanco”, él era uno de los reservoir dogs de Tarantino, y cómo no, interpretando a ese granuja llamado Auggie Wren, con  monólogo final incluido, a pelo frente a la cámara. Pero Harvey nos gusta en muchos más papeles, en las “Malas calles” de Scorsese, o como Judas en la magnífica “La última tentación de Cristo”, también bajo las órdenes de Scorsese, tan humano y lleno de piedad, dándonos otra dimensión de tan polémico personaje bíblico. En fin, nos encanta su divertido papelito en el melancólico “Hotel gran Budapest” de Wes Anderson de convicto trillado y lleno de tatuajes. Este tipo de rostro impenetrable sigue en forma, nos alegramos.

Queremos homenajear los lustrosos 75 años que cumplía ayer este actor como la copa de un pino, con una escena que no llega a dos minutos, pero que en tan corto espacio explica en qué consiste ser eso, un actor, sin necesidad de adquirir a plazos ningún libraco infumable ni de formarse en el método Stanislavski. Escena de “Teniente corrupto”, quizás la película más desolada que haya protagonizado. Ahora dirige Abel Ferrara (“El funeral”), ese director tan excesivo como genial. Una historia terroríficamente hiperrrealista para la que el adjetivo de sombría se queda corto. Lo dicho, ¡Felicidades, Harvey!.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Intensidad…

LUNEANDO LXXIV: “SOS MURCIA 4.8: ESPAÑA VA BIEN”


 MOTORIZADO II

                                                  Santiago “motorizado” y los suyos ( Foto de Atticus)  

“EL DÍA DEL HURACÁN”/ “DE LA MONARQUÍA A LA CRIPTOCRACIA”

Aviso para navegantes, esto no es una crónica al uso del último SOS Murcia, en el que Atticus estuvo presente. En la zona “Vip”, por supuesto. El subtítulo de este Luneando viene de que me puse a pensar en los grupos nacionales que pasaron por el festinal, y posiblemente fueron los que más me gustaron, de ahí lo del “España va bien”. Gran nivel. Lo puedo corroborar por lo conciertos completos y parciales que vi. Hubo un “buffet libre” muy variado, como dirían los sevillanos Pony Bravo.
Primero, en la parte más cañera, comencé con “Belako”. Sol de justicia, los conocía del “Disco Grande” de Julio Ruiz y me sonaron a gloria, guitarras, ganas, poderío electrónico y rockero de los vascos, que nos regalaron una canción en euskera. En esta bancada, los gallegos “Triángulo de amor bizarro”, ¡qué ganas tenía de verlos! Costaba crear esa atmósfera brumosa de ruido que les acompaña con casi treinta grados. La cantante lo confesaba, llevaba varios días lloviendo en sus tierras y esto no era lo suyo, para que engañarse. Brillaron sus letras corrosivas, irónicas, lejos del nivel de mojigatería acostumbrado. Apoteosis del ruido (en el buen sentido). “El himno de la bala”, “El espíritu de la transición” y “de la monarquía a la criptocracia”, por supuesto. Pero también sonó perfecta aquella “balada” tétrica, que saca romanticismo de pudrirse juntos en un ataúd. Que por cierto nos recuerda en la letra a unos murcianos, “Klaus&Kinski”. Se echó de menos a más representantes de la huerta murciana (Second, Parade, o los mencionados “Klaus&Kinski”, por poner tres ejemplos). Lamentablemente, nos perdimos al único grupo murciano presente, Neuman, y teníamos muchas ganas de verlos.
Bueno, pasamos al pop rock más digerible. Allí se encuentran los valencianos “La Habitación roja”, que tocaron en su mayoría su último disco bajo el sol murciano. Disco lleno de baladas y que peca de un exceso de intimismo, demasiado amor para nuestro gusto. Confieso que solo vi su concierto en la parte final, y luego en el “vip”. No obstante, bien, como siempre.
A destacar la afluencia de público en dos conciertos nacionales: primero el de “León Benavente”, del que vimos los compases finales y confirmamos que es un grupazo. Sonido perfecto y euforia generalizada en ese tema que dentro de veinte años seguirá teniendo energía, me juego el bigote, “Ser brigada”. También vimos los últimos momentos de los gamberros, críticos y refrescantes Pony Bravo. Ambos, León Benavente y Pony bravo ya fueron portadas de luneandos pretéritos, así que los dejamos. No asistimos al de Izal, porque, lo sentimos, no nos dicen nada (eso si, tuvo buena afluencia de público).
Finalmente, y para no pelearnos entre tanto grupo nacional, hemos seleccionado una preciosa canción de los argentinos, “Él mató a un policía motorizado”, “El día del huracán”, seguimos por tanto hablando nuestro bello idioma. Es lo que pasa con estos festivales, los argentinos tienen dos discos, “La dinastía Escorpio”, y “El día de los muertos”. Pues aquí descubrimos este último, que por cierto es su primer largo (¡vaya trabalenguas!). Nos encanta la autenticidad de Santiago “motorizado”, imagen del “antiglamour”, la “antipose”. Apareció en la zona vip como vemos en la foto, con chaqueta Nike y bermudas. Hay que decir que suponemos que sufría un esguince. El guitarra con una rebeca de cuadros muy de la época de Buddy Holly. En fin, no tenían las cejas depiladas, y Santiago más que tableta lucía unos hermosos michelines. Entre trago y trago de Cutty Sark ( ¡jo, ya van muchas marcas!, juramos que no nos han pagado un duro) cantó cuatro o cinco canciones en la zona “vip”, como quien está tomándose el aperitivo. Allí descubrí la joya seleccionada. Luego en el escenario “Jagermeister” (otra marca, ¡ja,ja,ja!; por cierto sabe a rayos). “Nuevos discos” una canción que nos encanta y que ya fue luneando, abrió un gran concierto, mientras un cosquilleo me recorría el cuerpo. Santiago, no es que sea Elvis sobre el escenario, hay que excusarle porque estaba lesionado, aunque no es un ejemplo de entrega en el escenario. Da igual, le adoramos. Hizo referencia a los Kooks, que a la misma hora tocaban en el principal, y no sé si este hecho lo encajaron muy bien. El caso es que yo disfruté como un enano, con su rock melancólico hermoseado con tintes psicodélicos, que en ocasiones nos hizo acordarnos de los planetas.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Aquí está la preciosa “El día del huracán” (perdonen el sonido algo defectuoso, pero quería que sonara en directo)…

No me pude resistir, en representación nacional este pildorazo bizarro, “De la monarquía a la criptocracia” (atención al vídeo muy al gusto Jess Franco)…

“¡ADIÓS UNIVERSIJAZZ!…DIGO,¡HASTA LUEGO!”

UNIVERSIJAZZ CIAOAl saxo soprano  Ariel Bríguez, en un momento de la actuación (foto de J.Fijo)

Miércoles 7 de mayo, última edición de la temporada 2013/14 en Universijazz. Los rigores de la temperatura, ya casi veraniega no llenan el aforo, no obstante buena entrada. Los asistentes se convierten en privilegiados, porque el cuarteto del contrabajo Pablo M. Caminero, enorme músico con unas tablas increíbles (durante todo el concierto interactuó con el público con simpatía y buen gusto), nos ofrece eso mismo, un ensayo privilegiado de temas aún no grabados. Primero, presentemos a los músicos: el mencionado, Pablo m. Caminero, líder de la banda, al contrabajo; Moisés Sánchez, al piano; y los cubanos, Ariel Brínguez y Michael Oliveira, al saxo y la batería, respectivamente.
Abren fuego con un tema fresco, brioso. Jazz con claras raíces hispanas, confirmadas en el segundo tema, “Trianatón”. Compases de reggaeton trianero, la batería machacona, de fondo. Luego progresión imparable. Para mi gusto algo largo, aunque gratamente sorprendente. Tercero, sin título, seguidilla llevada al lenguaje del jazz, seguimos con el acento hispano. Suena el saxo soprano como una cobra que bailara desnuda, contrabajo y batería en íntima complicidad. Al final, el contrabajo maúlla como un gato y se unen todos los instrumentos hacia un mismo camino.
Cuarto tema, Pablo nos explica que la compuso para un documental. Tema lento y lluvioso. Nos asalta el intimismo de un saxo seductor. El contrabajo también respira melancolía. Se une a la fiesta el piano con un brillante monólogo que electriza el tema. Vuelve la calma al final, el mar en calma. Llegamos al final, seguimos sin títulos, composición luminosa en palabras de Pablo. El bis, “Es lo que hay”. Sí, sí, ése es su título. Tango-rumba a ritmo binario, parte a y parte b. Luchas conyugales por la mañana, comienzo energético que sabe a zumo de naranja. Parte b, contrabajo susurrante. Las dos partes se funden en una misma nota. Solo magistral del piano. Le toca a la batería ahora, que preludia la unión final del grupo. Despedida llorosa de un contrabajo que suena a violín. Nuevo enchufe colectivo de despedida. Todos nos despedimos bebiendo cerveza, por cortesía de “Cervezart”, una nueva aventura de varios empresarios ciudarrealeños, exquisita cerveza de elaboración propia bautizada “Malvados”, en sus dos versiones, lager y doble malta. Y lo dice un experto cervecero como es Atticus, que ha estado en los mejores antros cerveceros del planeta.
En fin, un año más de delicias sonoras para los ciudarrealeños, un privilegio (insistimos, ¡un auténtico privilegio!) y un placer para los sentidos, gracias Antonio, gracias a la UCLM, y, sobre todo, ¡gracias a los músicos! Hasta el próximo Universijazz.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Pablo con amigos en el “Bogui”…

Podéis leer la crónica visitando “Ciudad Real en concierto” del gran fotógrafo musical que ya ha dejado rastro en Innisfree, Pepe Fijo: http://ciudadrealenconciertoinicio.blogspot.com.es/2014/05/pablo-martin-caminero-et-al-facultad-de.html

 

HISTORIAS ÍNFIMAS(IV): “PARA GROUCHO”

GROUCHO“Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años!”

(Groucho Marx en “Sopa de ganso”)

Si, desde que nos separamos todo ha ido sobre ruedas. Señorita Sprewell, recuérdeme que tengo que mandarle más flores a mi abogado, hizo un buen trabajo.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez