“AQUEL NO ERA YO” ( ESTEBAN CRESPO; 2012)

aquel no era yo

 

Un par de médicos cooperantes en cualquier punto del continente africano, es igual el país, canturrean entre risas una jota de contenido  picante. El conductor africano les pregunta si todas las letras son así en su país. De repente dos niños armados con metralletas de poco más de diez años les cierran el paso, pidiéndoles autorizaciones para seguir su camino. Los niños miran con sus ojos en llamas, amenazantes. El médico ( interpretado por Gustavo Salmerón) busca en uno de ellos un aliado ofreciéndole unos cromos de figuras futbolísticas. Es el prólogo del infierno.

Dejo que descubran el resto de la historia, merece la pena el viaje. Y es que está muy bien engarzada, bien hilada, y, sobre todo, merece ser contada, manteniendo, en todo momento, el interés del espectador. El manejo del tiempo narrativo es brillante, con un efectivo  recurso al flash-back.

Una historia de culpa y redención, del lado oscuro, pero también del lado luminoso del ser humano. Nos habla de aquel momento crucial donde no hay camino de retorno, no hay marcha atrás.

Uno de los riesgos presentes, teniendo en cuenta que habla de “niños soldados” en África era caer en lo lacrimógeno, en el sentimentalismo barato. Pero con un estilo directo más dirigido a las tripas que al corazón elude el peligro.

Buenas interpretaciones, sobre todo de Alejandra Lorente. Eso si, nos quedamos con la mirada de hielo del niño protagonista, ya lo comprenderán.

Por último, no podemos dejar de lado la mención a la vigencia de esta obra, su vinculación con el momento actual, por lo que tiene de crudo e impactante mensaje antibelicista. Creo que era Sam Fuller el que decía que una película sobre la guerra solo era aceptable cuando hablaba en contra de la guerra, de lo bélico.

Si, me estoy refiriendo a Mali. El totalitarismo más salvaje en este caso en forma de Islamismo fanático se ha apoderado de este país y pretende imponer sus ideas fascistas.

En ese mensaje antibelicista que decíamos gravita entre la culpa y la redención, el cortometraje acaricia la idea de la venganza como fuerza reparadora o catártica dentro de la dinámica del bíblico ojo por ojo. No obstante, existe una alternativa ante la futilidad de esta venganza, una esperanza, que no descansa ni en las armas ni en el rencor, sino en la educación, en la protección del débil, en fin, el perdón.

 

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

¡Felicidades!, para todos los miembros del equipo de “Aquel no era yo”, especialmente a mi amigo José Luis Matas-Negrete, persona generosa donde las haya, por el merecidísimo Goya que ganaron ayer en la categoría de cortometraje de ficción. Un ejemplo de creatividad y talento. Atticus confirmó el pálpito encerrado en su corazón, que estalló de alegría ,y está encantado de mostraros el corto a todos los innisfritas en primicia, solo tenéis que pulsar el enlace, ¡Enhorabuena!, y éste solo es el principio…

www.aquelnoerayo.com

 

 

 

 

Anuncios

LUNEANDO XXVIII: “GRUPO DE EXPERTOS SOLYNIEVE”

 

 

 

 

 

 grupodeexpertossolynieve

 

 

“La nueva reconquista de Graná”

 

 

 

        

 Para dos amigos de Segovia, por aquella noche madrileña

 

 

Nos preguntamos cómo habíamos tardado tanto en traer a un luneando la voz de J, ese poeta cosmopolita con alma granaína y líder de “Los planetas”, el grupo más importante del panorama pop-rock patrio de los 90, y grupo nacional favorito de Atticus, por cierto. No es que su voz sea especialmente virtuosa, pero goza de un toque peculiar y sus letras siempre han tenido una emoción incontestable.

Bueno, si es cierto que ya sonó en Innisfree esa joya entre el folklore, el flamenco y el rock melancólico que es “Atravesando los montes”. La primera aparición en Innisfree de esta peculiar voz se produjo allá por Mayo, al frente de “Los Evangelistas”, cantándole a Morente ( lo pueden comprobar en el enlace del final).  Los planetas, como decimos son los 90 y han traído la modernidad al sonido pop-rock de este país, con giros electrónicos notables ( quizás por su querencia por sonidos Joy Division y New order), sin renunciar a la tradición ( sin duda, por ese origen granaíno y ese gusto por el flamenco), porque la senda abierta hacia el flamenco por “La leyenda del espacio” se ha visto culminada por ese proyecto lleno de buen gusto y espiritualidad que son “Los evangelistas” ( que tienen varias merecidas apariciones en su haber en Innisfree).

Pero después de este exordio más o menos cargante, hoy toca hablar del “Grupo de expertos solynieve”, amalgama perfecta de distintos músicos insignes granadinos: J, planetas; Manuel Ferrón, a la guitarra ( es el responsable de letras de canciones tan memorables como “La playa”, o  “Corrientes circulares en el tiempo”), Antonio Lomas (a la batería), Míguel López ( bajo), 2 miembros de Lori Meyers ( que también han aparecido en Innisfree, perdón por la pesadez, ¡ja,ja,ja!), y Víctor Lapido, también a la guitarra ( ex de los míticos 091, hoy en Lagartija Nick) , ¡Casi ná!

Ya nos gustó la cachaza sureña y los aires melancólicos, en ocasiones Dylanianos, de su “Alegato meridional”, reverso amable y vitalista de la pena flamenca que destila la espléndida “Leyenda del espacio”, mencionada anteriormente; ambos discos se suceden en  años de lanzamiento ( el Alegato es del 2006, y la Leyenda  del 2007). Nos gusta mucho esa “ambición que cabe en una raja de sandía, o en un vaso de sangría”, o ese “limón que no cambio por tu ananás”, en fin, la reivindicación del “salmonete” frente al “salmón”. “Déjame que me tienda un rato al sol, déjame vivir con alegría, si hay pescao bastante para hoy, mañana será otro día…”( recordando a Vainica doble en su “Déjame vivir con alegría”).  Esta estrofa sintetiza a las mil maravillas la filosofía sureña del alegato meridional.

Pues bien, con el “Eje de la tierra”, este estilo peculiar  mezcla de country,  folk y rock  con aires sureños ( pero tanto del sur de los USA como de la península), se ha consolidado. Este disco y la canción que hoy elegimos fue otra ausencia deliberada en la selección de luneandos nacionales de 2012, lo mismo que ocurrió con el bueno de Jack White en los internacionales

( por cierto, aprovecho aquí para sugerir a la exquisita audiencia de luneando que partícipe  con algún comentario, ambas entradas están huérfanas de sus acertadas apreciaciones). Para Atticus, su disco junto a la impresionante irrupción de los Evangelistas, son lo más destacado en el panorama nacional de 2012.

Este álbum es como si Gram Parsons se hubiera venido de vacaciones a contemplar la puesta de sol de la Alhambra. Está repleto de guiños a la forma de ser sureña: “Dime que tengo que hacer para no volverme loco, que por la noche no duermo, y por el día tampoco”, o aquel “Cómo puede ser que sobren camareros y  falte liquidez”. Hay hueco para la crítica social, “Cómo puede ser, que baje el entusiasmo y suba el interés”, o aquello de “Rebuscando en los contenedores, los nuevos pobres que hace poco eran los nuevos ricos, no sé si me parece más triste, más absurdo, más ridículo”, también hay hueco para ramalazos de “mala leche” “a lo planetas”: “Tienes trescientos millones de estrellas en las que elegir en las que elegir, yo soy ninguna de ellas, porqué no te largas de aquí.”

Y llegamos a “La nueva reconquista de Graná”, un primor de canción, con una letra evocadora, con tono nostálgico. Suena la batería y la voz de J nos habla en clave de aquellos emigrantes que dejaron España para irse a un país “dónde la noche cae mucho antes que aquí, dónde la oscuridad no te deja vivir.”  Y nos cuenta los planes que tienen para reconquistar Granada.

No podemos dejar de mencionar “Soy misionero de Dios”, la favorita de Atticus, con esa letra místico-amorosa nacida de la vibrante paleta de J y esa chica que “tiene rojo el pelo” que a todos, alguna vez en la vida nos ha roto el corazón.

Atticus les vió en la sala Joy Slava, junto a dos amigos de Segovia a los que manda un gran abrazo y les dedica esta crónica. Allí vió a este grupo que le canta a la “Reina de Inglaterra” con notables ramalazos punk, y que era capaz de versionar alguna canción de Franco Battiato (¿“personalidad empírica”?, no lo recuerdo).

El blog estaba recién fundado y Atticus pensó en hacer una crónica, pero la noche se prolongó y la resaca del día siguiente la frustró (Atticus parece un hombre respetable y cabal, pero con dos copas de más tiene más peligro que “Django desencadenado”). Aunque como nunca es tarde, hoy  ofrecemos la crónica perdida del Grupo de expertos . En fin, los granadinos tienen un directo enorme y allí en la sala “Joy Slava” lo demostraron, una luz tenue e insinuante anunciaba los tambores de “La nueva reconquista de Graná”, que abrió el concierto, los allí presentes entramos en un dulce trance arropados por la voz de J…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Nostágicas imágenes de esa ciudad mágica acompañan su nueva reconquista…

Entradas relacionadas: 

* https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/05/10/homenaje-a-morente/ ( HOMENAJE A MORENTE)

* https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/06/14/los-planetas-atravesando-los-montes/ ( LOS PLANETAS: ATRAVESANDO LOS MONTES)

* https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/09/16/luneando-xi/ ( “EL DILEMA” DE LORI MEYERS)

* https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/12/12/luneando-seleccion-i-los-nacionales/ ( LAS CANCIONES NACIONALES DE 2012)

EL ARTISTA

the artist

 

 

Había cumplido su sueño, todas las plegarias de una vida pasada llena de azares y renuncias quedaban en la papelera de reciclaje. Allí estaba sentado, con una marcada raya  en mitad de esa sala tan aséptica.

Movía con nerviosismo sus manos, y el molesto tic de las grandes ocasiones le martilleaba su párpado izquierdo. Sacó brillo a sus coquetos zapatos de claqué y se encaminó al pabellón de salida. Una luz cegadora daba a la escena una atmósfera de irrealidad.

“Estamos en el aire”, gritaba una voz impersonal, nuestro aspirante a bailarín sorbió su miedo dispuesto a comerse el mundo.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Siéntense en sus butacas, comienza la función…

 

 

LUNEANDO XXVII: “PERFECTION IT’S A HIPSTER”

 

Stuart Murdoch & Neil Hannon

NEIL HANNO   

STUART MURDOCH                                                                          

 

 


Hoy unimos a dos bestias en lunenando, Neil Hannon y Stuart Murdoch, y viceversa, en Innisfree sabemos que el orden de los factores no altera el talento. Y quienes son estos sujetos, pues los líderes de los dos mejores grupos de pop de las últimas decadas : Belle & Sebastian ( de los que ya tuvimos noticia en Innisfree, lo pueden comprobar en el enlace del final del post) y Divine Comedy, casi nada.

Ya hace cuatro años de este proyecto, y a Atticus le parecen menos, se está haciendo viejo.

“God help the girl” es la banda sonora de una película con canciones compuesta por Stuart Murdoch, líder de Belle & Sebastian, el grupo de pop favorito de Atticus.

El temazo, sin duda, de este disco y de esta banda sonora, el que traemos hoy a Luneando, que sino recuerda mal Atticus fue el “Discogrande” de Julio Ruiz  como canción internacional probablemente de 2009, su mente ya le falla un poco. Y es que Atticus lo conoció en ese programa de Radio tres. Un tema digno de la voz de terciopelo de  este dandy llamado Neil Hannon, que tiene la elegancia de un Brian Ferry y el estilo de un Jarvis Cocker.

Atticus pudo comprobar junto a un amigo del alma en el “Círculo del arte” de Toledo

( donde ha pasado grandes momentos) como clavaba los hits de Divine Comedy delante de un piano de cola, ante las caras  extasiadas de los presentes. Aquel día, Atticus se enteró de lo que era un músico.

Nos vamos a Edimburgo, como no, muy cerca de Glasgown , la cuna de ese sonido pop preciosista, corría el 2009, y los violines y la cálida voz de Neil Hannon nos recuerdan que  la belleza existe, solo es cuestión de saber buscarla…

 

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

*Entradas relacionadas:     https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/06/05/belle-sebastian/

 

 

 

 

 

PAISAJE INVERNAL

 

 

                                                                    Belén, ésta es la idea

 

 INVERNAL CON PATINAODRES-BRUEGHEL

                       “Patinadores en invierno” ( Bruegel)

 

 

Árboles pelados, luz blanca en los ojos,

el sol está hundido en cegado crepúsculo,

techados nevados, la nieve que cae en terrosos copos,

el cuervo crascita su canto de invierno.

Hielo en la sangre, coagula el recuerdo,

perdemos el tiempo, bebemos silencio,

detrás de las nubes, el llanto del tiempo,

moja nuestras almas, esconde un secreto.

Ramas retorcidas llegan hasta el cielo,

cantan la plegaria del otoño muerto.

                                                 

 Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

 

 

 

 

 

 

FLOW METROPOLITAN BIG BAND

 

  P1000586                                                                                                                  Foto de Atticus

Ciudad Real se vistió de jazz, de swing, de bossa, de soul, de bebop, incluso de rock’n’roll , ayer, 14 de enero de 2013. La joven Big band “Flow metropolitan” formada por quince músicos de la zona cargados de entusiasmo, ilusión y virtuosismo visitó los lunes musicales del Antiguo casino, interpretando un elenco de temas clásicos que transitaron el sonido más Nueva Orleans, pasando por el soul, el swing, el dixie, el popular americano, en un viaje que nos recordó al sur de los USA.

Pero también hubo espacio para el funk, para Charlie Parker, el brasileño ( La chica de Ipanema), incluso el rock’n’roll más tradicional de la mano del “Rock around the clock”.

Su objetivo, dar frescura a la música que alimentara a esas mágicas Big bands que nacieron en los años veinte en Estados Unidos, lideradas por gente como Benny Goodman ( por cierto, Atticus me comentó que se hubiera vuelto loco con el “Sing, sing, sing”), y que eran un símbolo de modernidad.

Correctas las improvisaciones de los trombonistas, los trompetistas o los saxos, aunque quizás les faltó un punto de “incorrección”, de libertad en los fraseos. La trompeta nos hizo recordar al mismísimo Satchmo, Louis Armstrong en el clasicazo “Hello Dolly”, y la percusión brilló sobre todo en la cálida “Girl from Ipanema” del maestro Jobim.

Lo colectivo destaca sobre lo individual, ése es el concepto, algo que se hizo notar en el broche final, con una espléndida puesta en escena del mítico “Spain” del visionario Chick Corea, preludiado con las vibrantes notas del “Concierto de Aranjuez”. Tema exuberante, y por cierto, uno de los favoritos de Atticus.

Pero hubo post-broche ( si es que existe esta palabra) con dos temas llenos de ritmos latinos, un mambo y el “Oye cómo va” de Carlos Santana. El público entregado, entusiasmado.

En definitiva, una alegría ver agrupaciones así que cultivan la buena música y la conservan contra el peligro del olvido. Una magnífica pastilla energética de vitalidad, optimismo y calidad para arrancar el año. Esperemos que crezcan los bolos para esta enorme Big band, lo merecen.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

Como un sonido y una imagen valen más que mil palabras de Atticus, les dejo con el divertido “Hello Dolly”  extraído de un concierto de archivo, “voila”…

 

LUNEANDO XXVI: MARIZA

 Mariza

“Quando me sinto só”

Me pregunto si la tristeza inspira al arte o el arte inspira a la tristeza, ¿En qué orden van estos factores? Porque hoy Luneando va de tristeza o de fado que es lo mismo. Mariza es el fado, o el fado es Mariza, es igual. Atticus conoció a esta mozambiqueña con alma de portuguesa gracias a los rutilantes y añorados “Diálogos tres” de  Ramón Trecet, donde ha conocido a tantos y tantos músicos. Precisamente, Mariza  embellecerá con sus fados el teatro Lope de Sevilla este 15 de enero. Una pena no poder estar allí, pero Atticus no puede estar en todos lados y tiene que atender a sus clientes, ¡ maldito mundo materialista!

La voz de Mariza es como un abismo de sentimientos que se le clavó en el corazón hace tiempo, y la dulce daga color violeta que la anunciaba sigue aún clavada allí. Antes de conocer a Mariza conoció la profundidad de este estilo gracias a la voz de otra divina, Dulce Pontes, también merced al programa de Ramón Trecet (qué bonita su “Lágrima”, y aquel disco con el maestro Morricone, perdonen que me repita, pero uno de los preferidos de Trecet). Aunque la divina en este campo siempre será una señora llamada Amalia Rodrigues. El fado ha estado íntimamente ligado a la obra y al sentir del  gran poeta y literato de Lisboa, Fernando Pessoa  (  recordar la preciosa “Ha uma música do povo”, interpretada por Mariza en vivo como homenaje a Pessoa). Sirva este rincón para recordar alguno de sus versos más felices: “El poeta es un fingidor, finge tan completamente, que hasta finge que es dolor, el dolor que en verdad siente”. Y sirva para acercarnos al sentimiento del país vecino, a veces tan olvidado, y especialmente a una ciudad llena de decadencia, de bohemia y de poesía, Lisboa.

Eso mismo, su carácter bohemio, callejero, de taberna es lo que más atrae a Atticus del fado. La espontaneidad, la autenticidad que lo acercan a músicas tan puras como el flamenco. Con el flamenco también  comparte el desgarro, la pasión que transmuta en  tristeza, que es la esencia del fado.

Atticus piensa que el fado, junto con el flamenco y el tango podrían ser las músicas más emocionales, más apasionados. El tango desde la elegancia, el flamenco desde la raza y el fado desde la nostalgia y el desgarro.

Asimismo le interesa el fado por su cercanía con las cadencias, los ritmos, los sentimientos, la saudade de Brasil y su música, porque adora la música brasileñaa, adora a Vinicius, a Jobim, a Milton, en fin a Caetano. Algún purista seguro que está rasgándose las vestiduras, pero a Atticus le da igual porque su comentario y su interés no proceden del conocimiento experto, sino de la pasión, y ya saben que la pasión es mala consejera.

Se le ocurrió meter esta entrada y dar una oportunidad merecida al fado en un luneando, después de ver esa joya audiovisual ( cuenta la imagen y el sonido, la música y la estética) que es “Fado” de Carlos Saura, filmada hace ya seis años, en 2007.

De repente, alguien se arranca a cantar en una taberna y nos cuenta su tristeza, la guitarra llora: eso es el fado. Me callo y dejo que se apodere de ustedes la potencia, la nostalgia de la voz de Mariza…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez