Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 8.200 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 3 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

DICCIONARIO ETIMOILÓGICO DE INNISFREE(VI)

GATO*foto tomada de google (del blog: nuestrasopiniones.wordpress.com)

Vuelve nuestro diccionario favorito, con un término muy en boga en los tiempos que corren. Las fechas navideñas nos recuerdan a  los seres queridos, y siempre, siempre, existe un hueco en nuestro corazón para esa clase parásita que atormenta nuestras vidas diariamente, creando problemas donde no los hay. No todo el mundo vale para ello, tiene verdadero mérito. ¡Un brindis (con un  poquito de cianuro en sus copas) para los políticos!

El término seleccionado es…

Fundamentir: Establecer, asegurar y hacer firme una mentira (acción típica del “modus operandi” de ciertos políticos, abogados y periodistas).

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Un vídeo ilustrativo de los muy grandes “Pony bravo”…

“UNIVERSIJAZZ 2014/5: CUARTETO DE ROB GARCÍA(11/12/2015)”

ROB GARCÍA

*preciosa fotografía de José Fijo (crEc)

Es un detalle y, sobre todo, un privilegio que un grupo de músicos de la talla de los del pasado jueves, visitaran universijazz. Sobre todo porque no tienen nada que demostrar y porque hicieron un lapsus, y se bajaron “ad hoc” de Barcelona a Ciudad Real. ¡“chapeau” por todos ellos y por la organización, claro!
Bueno, entremos en materia. Plantilla internacional: el bueno de Rob García comandando la agrupación, a la batería (por cierto, no se si lo observaron, pero durante la actuación estaba descalzo); Noah Preminger, al saxo; Marcos Mezquida, al piano, y cerrando el cuadrado, Masa Kamaguchi, al contrabajo.
Primer asunto, las dichosas etiquetas, a las que hizo mención Antonio en la presentación. ¿Jazz contemporáneo?, pero, ¿de quién?, de Bill Evans, de Thelonius Monk, quizás. Quedémonos con la de “free jazz”, un perfecto cajón desastre. A mí personalmente, el concierto del jueves me hizo reencontrarme conmigo mismo. Suena a onanista, y lo es. Me explico. A mis veintipico primaveras, la locura por esa música del diablo llamada jazz penetró por mis venas, y caí rendido a su magnetismo irresistible y a sus posibilidades expresivas. Lo hice devorando jazz “contemporáneo” (o como lo queramos llamar) en radio tres. Desde Charles Mingus a la Mahavishnu orquestra, pasando por Herbie Hancock, por citar a varios “revolucionarios”. Lo mío es de traca, empecé por el final, luego ya descubrí al “Duque”, al Miles de la primera época bebop, a Louis Armstrong, a Oscar Peterson, a Errol Graner, etcétera. Pero reducirlo todo a etiquetas me parece absurdo. Quizás el disco que más me impactó en mis años mozos fue el “Jazz flamenco” del maestro Pedro Iturralde, y yo de flamenco “ni plis”, para que se hagan una idea.
Volvamos al arroz, que se nos pasa, en free jazz quedamos. Comienza el espectáculo. Desde el primer tema, el estilo queda claro. Entre medias, una del mencionado Monk. A mi modesto modo de ver, brillan más las individualidades que el conjunto, y dentro de éstas, mención especial para Marcos Mezquida al piano, que en la penúltima composición estranguló literalmente al piano, que parecía sudar, imprimiéndole ocasionales notas cercanas al espiritual y al blues, ¡puro feeling! Y otra mención especial, para el jefe Rob, perfecto a las baquetas. Kamaguchi, esforzado al contrabajo (por cierto, esto forma parte de mis “parecidos razonables”, era “clavao” a Murakami, el de “Kafka en la orilla”). Preminger, discreto al saxo, digamos que no era Coltrane, aunque algunas de sus notas perdidas me recordaron a aquel plano enigmático de Gene Hanckman con el saxo en la esplendida conversación de Coppola. .Conforme avanzó la noche, las estrofas se fueron distorsionando y las puertas de la percepción se abrieron de par en par. Los instrumentos se acercan y se alejan de la melodía, suenan lejanos y melancólicos, dispersos y misteriosos, y repentinamente explotan en la suma.
De despedida, una delicatessen, “Little wing” de Jimmi Hendrix en clave de jazz. Preciosa versión de una preciosa canción. Intimismo y emoción para cerrar una noche redonda, otra más, ¡y van!

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Para muestra, un botón, nos vamos a la fría Ottawa…

HISTORIAS ÍNFIMAS(X): EL EPITAFIO

Misionerofoto tomada de google(diocesisdezamora.blogspot.com)

*Para nuestros misioneros, héroes anónimos del planeta tierra que luchan contra la fiebre de la insolidaridad, ¡que Dios les bendiga!

Murió un misionero en Sierra Leona. El Ébola atacó su organismo, la agonía fue lenta. Hoy todos los compañeros de la misión le rezan y lloran por el descanso de su alma. La noticia de su muerte no apareció en los periódicos, ni siquiera en los informativos. Decidió morir en la tierra donde había repartido su bondad y amor, por eso Occidente se olvidó de su existencia, hace tiempo dio un vergonzante carpetazo al problema, celebrando con el mejor champagne su victoria contra la enfermedad.
La tumba es humilde, como lo fue la vida del misionero. Dos hermosas rosas rojas embellecen la tierra sobre la que descansan sus huesos. En el epitafio se puede leer un testimonio breve y sencillo: “Disculpen las modestias.”

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Recordando el continente olvidado, la belleza lo purifica todo…