AJUSTE DE CUENTOS / TEMERIDAD

Hoy estamos muy contentos en Innisfree, ¿Por qué?, pues porque publicamos dos microrrelatos ilustrados por dos amigos y artistas a los que ya conocéis, Mercedes Camacho (acordaos de esa preciosa pieza titulada “Todo sobre mi mamá), y otro asiduo, Julio Martín. Ambos textos fueron seleccionados como finalistas allá por finales de mayo (perdón por el retraso) en el I Concurso de microrrelato ilustrado convocado por el Vicerrectorado de proyección de la cultura, Deportes y Responsabilidad social de la Universidad de Jaén, y expuestos temporalmente junto al resto de finalistas. Muy agradecidos por el trato cordial dado por los organizadores, a los que enviamos un saludo sincero y cariñoso…

 

AJUSTE DE CUENTOS

Ilustración de Julio Martín

 

En la oscuridad del antro no se distinguían las facciones delicadas de su cara. Pidió dos tequilas. Entonces, un tipo fornido vestido de verde y aspecto de cazador, supo que debía acercarse a la barra. Allí se miraron y se reconocieron. La chica le pasó un sobre con unas fotografías que este abrió. Una distinguida señora mayor y dos jovencitas poco agraciadas sonreían con desgana. Brindaron en señal de entendimiento. Luego, le acercó otro sobre abultado y le espetó en un tono angelical: “Ha de ser esta noche, cuando caiga el sol”. El cazador apuró su copa y asintió. La bella doncella abandonó apresurada el local, tan nerviosa que no reparó en la desnudez de su pie izquierdo. Había perdido el zapato otra vez. Días más tarde, alguien dejó tras las rejas de un bonito palacio una caja negra que contenía la prueba de que el trabajo había llegado a buen fin, y luego tiró del llamador. En su habitación, Cenicienta se regocijaba contemplando el brillo purpúreo de los corazones de su malvada madrastra y los de sus estúpidas hermanastras.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

TEMERIDAD

 

Ilustración de Mercedes Camacho

 

Hace mucho, mucho tiempo existía un rey muy prepotente, que se propuso derogar leyes a diestro y siniestro, sin importarle las consecuencias.

Comenzó bien, pues abolió la “Ley del talión”, y ello acabó con los odios y rencores pendientes entre sus súbditos. La siguiente ley en eliminar fue la “Ley sálica”, y sus hijas se pusieron muy contentas sabedoras de que podrían suceder a su padre. Luego fulminó la “Ley del embudo” que había regido hasta entonces, desterrando así las injusticias en la elección de sus consejeros.  La ley que con mayor regocijo popular abrogó el monarca fue la “Ley seca”, durante meses y meses litros de cerveza y whisky regaron las calles de su reino.

Más tarde, acabó con la “Ley de la relatividad”, lo que provocaría la desaparición de las discusiones y de los escépticos. Finalmente, el impetuoso rey cometió el error de liquidar la “Ley de la gravedad”,…, su esqueleto arrepentido aún flota en mitad del universo.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Anuncios

VINIERON DE OTRO MUNDO

chicken power ist comming

Sobre una composición de Julio Martín…

El meteorito eclosionó en pleno granero, los gritos de las gallinas sirvieron de alarma para el granjero Farmer. Durante meses estuvieron dando alaridos desconcertantes, día y noche. Su capacidad de gestación pasó a ser proverbialmente meteórica, quien sabe si como consecuencia del accidente. Cada gallina ponía entre treinta y cincuenta huevos diarios. Había algo extraño en ellos, una repugnante y viscosa palpitación. El gobierno del imaginario estado de Pensacola, clausuró la granja y expropió a los animales en aras del bien común. Científicos y militares fueron testigos del asombro de huevos de cinco y de hasta seis yemas. El momento más excitante se produjo con el nacimiento de Bobby, un monstruoso polluelo mutante de tres cabezas, que al venir al mundo pronunció estas enigmáticas palabras ante la mirada atónita de la flor y nata de la comunidad científica allí congregada: “Chicken power is coming.”

Jorge Fernández­­­­-Bermejo Rodríguez

Y para que baile un poquito la “chicken” alienígena…