“ZONA TEMPORALMENTE AUTÓNOMA” (LOS PLANETAS; EL EJÉRCITO ROJO & EL VOLCÁN MÚSICA; 2017)

“ZONA TEMPORALMENTE AUTÓNOMA”

(LOS PLANETAS; EL EJÉRCITO ROJO & EL VOLCÁN MÚSICA; 2017)

 

Fotografía de Batiste Safont (https://es.wikipedia.org/wiki/Los_Planetas_(banda)#/media/File:Planetas.jpg)

 

Los planetas han vuelto para construir una épica sonora al amor y al desamor, a medio camino entre la psicodelia, el sentido trágico del flamenco, y por supuesto, el pop-rock.  Podríamos decir que su propuesta camina por la nostalgia del pasado más glorioso, con canciones que podrían pertenecer a la orquesta química (“Hay una estrella” nos recuerda al gran Nick Drake, o incluso al asturiano Nacho Vegas), o engrasar el motor de aquel mágico autobús (“Ijtihad”, que, por supuesto podría ser una nueva hermana pequeña), y una más que posible nostalgia del futuro. Asunción de la pureza racial flamenca, tanto de raíces (las del querer, o aquéllas incrustadas en una cruz llevada a cuestas, tan andaluza y folclórica), como de raza, sin renunciar a las esencias planetarias de toda la vida (de muestra, dos botones, las espléndidas: “Hierro y níquel”, y “Porque me lo digas tú”).

Eso sí, también hay una cuota de pasado “renovado” en este presente-futuro, ya que los ritmos se repiten (la “Soleá” podría haber formado parte de la “leyenda del espacio”), aunque dentro de su trilogía flamenco-psicodélica, “Zona temporalmente autónoma” supone un broche de oro en el que se alcanzan cumbres de una intensidad notable (“Seguiriya de los 107 faunos”, y “La gitana”).

No todo serán cumplidos, la irregularidad del proyecto y cierta sensación de descompensación y confusión de estilos (creemos que querida), son lastres que, a nuestro juicio, suman más que restan, ya que, de otro modo, el álbum se volvería reiterativo y sin chispa. La guitarra de Florent nunca sonó tan afilada y melancólica, y ojo, la voz de J nunca sonó tan bien. Al cantante granadino se la suelta la lengua, llevando la crítica social por bandera, atención al tema magistral “Libertad para el solitario”, que rememora los fandangos de Morente, al corte inicial “Islamabad”, y al epitafio anarquista que supone “La guitarra roja”, convertida en verdadero cuchillo libertario. Hablando de voces, no podemos ignorar la de Soleá Morente y la de nuestra Bienquerida, que brillan en sendas colaboraciones. La batería de Erik, como siempre, contundente. Dentro del “collage”, la canción que aúna todas las tendencias supuestamente incompatibles es la joyita “Espíritu olímpico” (¡qué título más planetario!).

En fin, quitémonos las caretas, el que esto escribe es fanático de este grupo desde los noventa, y blablablá, blablablá, no voy a incurrir en lugares comunes, que si sus letras están pegadas a mi vida, que si la voz de J es la voz de mi consciencia (exagero supongo, también está la de Eddie Vedder). Por tanto, una zona subjetivamente autónoma localizada en mi cerebro y en mi corazón, se ha rendido irremediablemente al encanto ardiente, al candor y al duende de un disco imbuido en un espíritu romántico, trágico y reivindicativo, que ganará muchos enteros con la razón que suele dar el tiempo.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Nos quedamos con la seguiriya desde lo alto del Sacromonte, aunque recomendamos vivamente la escucha completa del disco…

LUNEANDO LI: LA LEYENDA DEL ESPACIO


 

 

 

 

 

 P1000108

                                                                                                                     J por Atticus

 

 

“LA LEYENDA DEL ESPACIO”

 

( SI ESTABA LOCO POR TI)

 

 

Hemos elegido a los planetas para descender el monte Kobeta. O quizás para ascender una nueva cumbre, quién sabe, dependerá de los ánimos de Atticus. Y es que el disco elegido es una cumbre, “La leyenda del tiempo”, el alfa del omega, el reverso cósmico de la leyenda de Camarón.

Pero la crónica no va a ser una crónica al uso, porque éste no es un grupo al uso. No vamos a limitarnos a pinchar alguna obviedad de la extensa carrera de los granadinos, no. No es la primera vez que asoman por Innisfree, Atticus ha ido desgranando poco a poco sus canciones favoritas acompañadas de textos, aunque aún le quedan muchísimas

( “Segundo premio”, “Santos que yo te pinte”, “ San Juan de la cruz”, o “la canción del científico triste”, porque no). Algunas canciones siguen brillando con el tiempo, como “De viaje” o “David y Claudia” ( ese tema tan romántico, tan esponjoso); otras, han perdido bastante fuelle ( por ejemplo, “La playa” es de una ingenuidad lacerante), pero lo que está claro es que esta gente desde aquel himno fundacional llamado “Mi hermana pequeña” siguen experimentando.

Por eso nos fijamos en “La leyenda del espacio”. El disco tiene ya unos cuantos años( 2007), pero a mí particularmente continúa sorprendiéndome y emocionándome. Todo por ese enfermo del arte y de la música que se llama Jota y que está poseído por el extraño don de la inquietud. Le ocurrió a Miles Davis en su momento ( los puristas odiaron el “Tutú”),  o a Camarón con “La leyenda del tiempo”. A tantos otros. El artista es el que no se conforma y busca. A mí, particularmente este disco me parece una revolución, revolución que me recuerda a otras revoluciones que han llegado del sur. Citábamos a Camarón, pero también a Alameda ( que ya apareció en un luneando), o a los inmortales Triana. Obvia citar el Omega o el experimento “Evangelistas”, del que ya nos hemos hecho eco, porque nos fascina. A nosotros un tipo que es capaz de juntar a Ian Curtis con la niña de los peines, o a Joy Division con Fosforito, y de traducir el cante de Manolo Vallejo al pop-rock psicodélico nos emociona. Así que hoy rendimos homenaje a J y a los planetas, por su valentía, por su talento, y por la oportunidad de este giro flamenco, que ha quedado confirmado con la sobresaliente “Ópera egipcia”. Todos estamos esperando más que ansiosos la bendita trilogía, cómo si se tratara de una santísima trinidad. Elegir, podríamos elegir muchas, pero a mí me brillan especialmente los ojos con una, “Si estaba loco por ti”, va por ti J, y por todos los que estamos locos por los planetas…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

Sabían que cuenta la leyenda ( no se si la del tiempo o la del espacio) que el primer cantaor flamenco granaíno se llamaba “El planeta” ( se me pone la carne de gallina solo de pensarlo)…

Enlaces relacionados:

https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/06/14/los-planetas-atravesando-los-montes/

https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/05/10/homenaje-a-morente/

LUNEANDO XXVIII: “GRUPO DE EXPERTOS SOLYNIEVE”

 

 

 

 

 

 grupodeexpertossolynieve

 

 

“La nueva reconquista de Graná”

 

 

 

        

 Para dos amigos de Segovia, por aquella noche madrileña

 

 

Nos preguntamos cómo habíamos tardado tanto en traer a un luneando la voz de J, ese poeta cosmopolita con alma granaína y líder de “Los planetas”, el grupo más importante del panorama pop-rock patrio de los 90, y grupo nacional favorito de Atticus, por cierto. No es que su voz sea especialmente virtuosa, pero goza de un toque peculiar y sus letras siempre han tenido una emoción incontestable.

Bueno, si es cierto que ya sonó en Innisfree esa joya entre el folklore, el flamenco y el rock melancólico que es “Atravesando los montes”. La primera aparición en Innisfree de esta peculiar voz se produjo allá por Mayo, al frente de “Los Evangelistas”, cantándole a Morente ( lo pueden comprobar en el enlace del final).  Los planetas, como decimos son los 90 y han traído la modernidad al sonido pop-rock de este país, con giros electrónicos notables ( quizás por su querencia por sonidos Joy Division y New order), sin renunciar a la tradición ( sin duda, por ese origen granaíno y ese gusto por el flamenco), porque la senda abierta hacia el flamenco por “La leyenda del espacio” se ha visto culminada por ese proyecto lleno de buen gusto y espiritualidad que son “Los evangelistas” ( que tienen varias merecidas apariciones en su haber en Innisfree).

Pero después de este exordio más o menos cargante, hoy toca hablar del “Grupo de expertos solynieve”, amalgama perfecta de distintos músicos insignes granadinos: J, planetas; Manuel Ferrón, a la guitarra ( es el responsable de letras de canciones tan memorables como “La playa”, o  “Corrientes circulares en el tiempo”), Antonio Lomas (a la batería), Míguel López ( bajo), 2 miembros de Lori Meyers ( que también han aparecido en Innisfree, perdón por la pesadez, ¡ja,ja,ja!), y Víctor Lapido, también a la guitarra ( ex de los míticos 091, hoy en Lagartija Nick) , ¡Casi ná!

Ya nos gustó la cachaza sureña y los aires melancólicos, en ocasiones Dylanianos, de su “Alegato meridional”, reverso amable y vitalista de la pena flamenca que destila la espléndida “Leyenda del espacio”, mencionada anteriormente; ambos discos se suceden en  años de lanzamiento ( el Alegato es del 2006, y la Leyenda  del 2007). Nos gusta mucho esa “ambición que cabe en una raja de sandía, o en un vaso de sangría”, o ese “limón que no cambio por tu ananás”, en fin, la reivindicación del “salmonete” frente al “salmón”. “Déjame que me tienda un rato al sol, déjame vivir con alegría, si hay pescao bastante para hoy, mañana será otro día…”( recordando a Vainica doble en su “Déjame vivir con alegría”).  Esta estrofa sintetiza a las mil maravillas la filosofía sureña del alegato meridional.

Pues bien, con el “Eje de la tierra”, este estilo peculiar  mezcla de country,  folk y rock  con aires sureños ( pero tanto del sur de los USA como de la península), se ha consolidado. Este disco y la canción que hoy elegimos fue otra ausencia deliberada en la selección de luneandos nacionales de 2012, lo mismo que ocurrió con el bueno de Jack White en los internacionales

( por cierto, aprovecho aquí para sugerir a la exquisita audiencia de luneando que partícipe  con algún comentario, ambas entradas están huérfanas de sus acertadas apreciaciones). Para Atticus, su disco junto a la impresionante irrupción de los Evangelistas, son lo más destacado en el panorama nacional de 2012.

Este álbum es como si Gram Parsons se hubiera venido de vacaciones a contemplar la puesta de sol de la Alhambra. Está repleto de guiños a la forma de ser sureña: “Dime que tengo que hacer para no volverme loco, que por la noche no duermo, y por el día tampoco”, o aquel “Cómo puede ser que sobren camareros y  falte liquidez”. Hay hueco para la crítica social, “Cómo puede ser, que baje el entusiasmo y suba el interés”, o aquello de “Rebuscando en los contenedores, los nuevos pobres que hace poco eran los nuevos ricos, no sé si me parece más triste, más absurdo, más ridículo”, también hay hueco para ramalazos de “mala leche” “a lo planetas”: “Tienes trescientos millones de estrellas en las que elegir en las que elegir, yo soy ninguna de ellas, porqué no te largas de aquí.”

Y llegamos a “La nueva reconquista de Graná”, un primor de canción, con una letra evocadora, con tono nostálgico. Suena la batería y la voz de J nos habla en clave de aquellos emigrantes que dejaron España para irse a un país “dónde la noche cae mucho antes que aquí, dónde la oscuridad no te deja vivir.”  Y nos cuenta los planes que tienen para reconquistar Granada.

No podemos dejar de mencionar “Soy misionero de Dios”, la favorita de Atticus, con esa letra místico-amorosa nacida de la vibrante paleta de J y esa chica que “tiene rojo el pelo” que a todos, alguna vez en la vida nos ha roto el corazón.

Atticus les vió en la sala Joy Slava, junto a dos amigos de Segovia a los que manda un gran abrazo y les dedica esta crónica. Allí vió a este grupo que le canta a la “Reina de Inglaterra” con notables ramalazos punk, y que era capaz de versionar alguna canción de Franco Battiato (¿“personalidad empírica”?, no lo recuerdo).

El blog estaba recién fundado y Atticus pensó en hacer una crónica, pero la noche se prolongó y la resaca del día siguiente la frustró (Atticus parece un hombre respetable y cabal, pero con dos copas de más tiene más peligro que “Django desencadenado”). Aunque como nunca es tarde, hoy  ofrecemos la crónica perdida del Grupo de expertos . En fin, los granadinos tienen un directo enorme y allí en la sala “Joy Slava” lo demostraron, una luz tenue e insinuante anunciaba los tambores de “La nueva reconquista de Graná”, que abrió el concierto, los allí presentes entramos en un dulce trance arropados por la voz de J…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Nostágicas imágenes de esa ciudad mágica acompañan su nueva reconquista…

Entradas relacionadas: 

* https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/05/10/homenaje-a-morente/ ( HOMENAJE A MORENTE)

* https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/06/14/los-planetas-atravesando-los-montes/ ( LOS PLANETAS: ATRAVESANDO LOS MONTES)

* https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/09/16/luneando-xi/ ( “EL DILEMA” DE LORI MEYERS)

* https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/12/12/luneando-seleccion-i-los-nacionales/ ( LAS CANCIONES NACIONALES DE 2012)