DICCIONARIO ETIMOILÓGICO DE INNISFREE: EDICIÓN VEROTOÑO (XIV)

Puesta de sol en Punto Fijo, Venezuela, 2015 (foto de Atticus)

 

 

Ha pasado exactamente un año desde la última edición del diccionario etimolilógico, la Real academia de la lengua de Innisfree es perezosa, y a veces, entre pinta y pinta, sus miembros se pierden en discusiones que no vienen al caso. Lo cierto es que no ha sido premeditado esperarnos trescientos sesenta y cinco días, simplemente revisamos las fechas y ¡voila!, había transcurrido este tiempo (lo pueden comprobar). El 1O nos trae también el recuerdo desagradable de un referéndum frustrado en cierta parte del planeta tierra, pero de la cuestión estamos más que hastiados.

Aprovechamos los hermosos rayos de sol de este verotoño (no me gusta eso de veroño), y ni nos despedimos del verano, ni abrazamos el otoño. Nosotros, los innisfritas, siempre hemos estado a gusto entre dos aguas, en tierras medias, en el presente, pero llorando el pasado, y anhelando siempre el futuro. Este mundo nuestro de cinco sentidos, siete colores, cuatro estaciones y dos sexos se nos queda corto, queremos ser japoneses, y detenernos en las sombras del ciruelo, dividir el año en un millón de kigos, con lo que este entretiempo que no sabemos de dónde viene nos agrada sobremanera.

La indefinición, esa tierra de nadie tan bonita, ha hecho que nuestra textosterona se suba por las nubes, y tenemos que expulsar la verborrea por algún lado. Sin más preámbulo, una entrega más (y ya era hora…) de nuestro diccionario etimoilógico…

 

“Bienllover”: Llover a la hora adecuada.

“Cuma”: Híbrido entre cuna y cama, ideado para facilitar la transición del niño de un mueble a otro.

“Equilibro”: Libro autosuficiente, que se sostiene por sí mismo (verbigracia, “El Quijote de La Mancha”).

“Faunear”: Dícese de la acción de trabajar para el caso de componentes de la fauna (verbigracia, leones, tigres, etc).

“Gandía”: Localidad ficticia, que algunos localizan en el Levante español, en el que se afirma que nació un doble perfecto del pacifista Mahatma Ghandi.

“Homicilio”: Homicidio cometido a domicilio, en la casa de uno.

“Mejillones”: Mejillas grandes de color anaranjado que surgen por la ingesta excesiva de pescado.

“Sombrisa”: Brisa sombría. / “Sombroma”: Broma sombría. / “Sombruda”: Sombra de duda. / “Sombrería”: Establecimiento en el que se venden sombras.

“Sopensar”: Pensar todo el día en comer sopa.

“Textosterona”: Hormona del crecimiento literario, que se activa principalmente en estados de excitación sexual, aunque puede funcionar también en estados depresivos, emotivos o especialmente explosivos, e incluso con insomnio.

“Osombroso”: Oso de gran tamaño, oso asombroso.

“Ornitorrincón”: 2 acepciones, a saber:

  1. Ornitorrinco de gran tamaño.
  2. Rincón de la casa en el que descansan los insectos.

 

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

Una preciosidad otoñal para acompañar la lectura, “All those yesterdays”, de Pearl Jam…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s