SOLEDAD

                                           “Fish woman” (Julio Martín)

Apareció en la orilla, arrastrada por la resaca y la espuma de una espiral de palabras, era una sirena de pelo azulado. El rudo farero la atisbó mientras leía con fruición Cien años soledad. Al verla se le encogió el corazón, estaba desmayada y lívida, la abrazó y unió su boca a la suya para darle aliento con todas sus fuerzas. La cara del farero era un mar de lágrimas.

Abrió los ojos justo cuando el silbido de la cafetera, entonces, sin mediar palabra lo besó, y su boca le supo a sal y a eternidad.

—Por Dios, Soledad, Soledad, mi Soledad, dónde te habías metido. Esto solo puede ser una alucinación.

—Yo siempre estuve en tus ojos, en tus manos, en tu corazón.

—Lo cierto es que nunca te has ido de mi mente, leía todos los días para olvidarte y recordarte a la vez, y muchas veces aparecías en mis sueños, siento como si alguien hubiera atendido a mis plegarias.

Rieron, se acariciaron, se amaron, como si sus vidas se resumieran en aquel instante. Después del tercer café el farero le dijo jovialmente:

—Por cierto, ese pelo azul te queda muy bonito.

—¿Te gusta?, muchas sirenas solemos utilizarlo, no sé, es como una marca de fábrica. —Los dos rieron como niños, felices de reencontrarse.

—Sabes, me dejaste muy solo aquí arriba, mi única compañía han sido los libros, hasta Truman murió.

—¿Murió Truman?, pobrecito, era viejo ya —hubo una pausa, luego Soledad continuó—. Saúl mío, me llevó la corriente, yo no lo decidí, es la maldita ley de la vida.

—Pero ahora estamos juntos, ¿verdad?

Permanecieron allí, ingrávidos, plenos, entre melancolías y recuerdos, lágrimas y caricias, venciendo la distancia que da el olvido.

Hoy se lo encontraron en el suelo, tendido y muerto, a su lado su esposa, ambos tenían una expresión serena, sus rostros brillaban sonrosados, felices en su redondez.

—Eh, mirad chicos, acaso no son los cadáveres más hermosos que hayan visto.

Los presentes miraron con extrañeza al juez, pero cuando contemplaron al farero y a la sirena comprendieron su entusiasmo.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s