LUNEANDO LXXII. WIM MERTENS

 

WIM MERTENS

Hoy no nos vamos lejos. Nos quedamos en Bélgica, dónde el chocolate es bueno y la cerveza aún mejor (¡um!, recuerdos de la tostada Kasteel), Atticus lo pudo comprobar en un lejano y agradable viaje a Bruselas, en un hotel cercano a la monumental Grand Place. Pero toca hablar de música, y toca hablar de Wim Mertens. Comenzaré con la batallita habitual, desconecten los teléfonos móviles. Conocí a este particular músico en un particular programa, claro, los añorados “Diálogos tres”, del que tanto os hemos hablado y que tanto echamos en falta. Sserá porque hemos saboreado junto a Ramón Trecet muchos manjares musicales. Allí conocí esa curiosa voz aguda y emotiva con la que acompaña alguna de sus composiciones. Porque Mertens es compositor, guitarrista, pianista y cantante contratenor ,de ahí su forma de cantar y esos falsetes tan peculiares. Aparte, es un reputado musicólogo, lo que se puede deducir de su obra compositiva tan heterogénea y polifacética.
Casi todos coinciden en clasificar su prolífica obra (que arranca en 1982 y continúa gozosamente) de minimalista, cercana a la música ambiental, y de la avant-garde (que, efectivamente, no sé que narices es). Lo que me ha parecido a mi, después de escuchar su trabajo “Series of ands: Inmediate givens”, es que un explorador de sonidos, de texturas ambientales, que en ocasiones nos pueden recordar a piano del otro maestro, Michael Nyman. Yo no entiendo de escalas ni de otros tecnicismos musicales, pero si de emoción, de ritmo, en fin, de belleza, y he disfrutado y seguiré disfrutando de las composiciones de este disco doble, sobre todo de la primera parte “Series of ands”.

He escogido dos preciosas joyas, la segunda composición de  la primera parte del disco (“Series of ands”), “Sonsing”, en la que podrán gozar de su sedosa voz, lo que si no la han escuchado antes les resultará algo chocante. En segundo lugar,  una pieza eminentemente instrumental (ya que al final aparecen unos bellos coros arropando a los instrumentos), una de las más conocidas de su ingente obra, “Struggle for pleasure”. Esta composición si que es una maravilla de minimalismo, de sutileza, y, como siempre, seamos reiterativos, de ¡BELLEZA! (las mayúsculas son de justicia).

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Aquí va el primer tesoro, tocando en Madrid…

Segundo tesoro, con orquesta, desde los primeros acordes es fascinante.  Fíjense en la ovación final, hoy sin duda, es un día especial en Innisfree…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s