LUNEANDO LXVIII: PONY BRAVO


 

 

 

 pony-bravo-macgyver


 

“De palmas y cacerías””

 

 

Atticus abre 2014 con un as escondido en la manga. En el último luneando de 2013, en el que escudriñábamos los éxitos nacionales del pasado año, hubo una omisión deliberada. Es conocida la tendencia cuando empieza a oler a turrón a meterlo todo en pequeños tarritos de las esencias, incluida la música. Me refiero a esas listas sesudas o no sesudas de los éxitos del año. Listas que a veces son injustas con discos que por haber aparecido a primeros de año son olvidados.

Pues aquí no nos hemos olvidado del brillante disco de los sevillanos Pony Bravo, que nos parece con diferencia el mejor álbum nacional del año, “De palmas y cacerías”. Algunos se habrán quedado en lo superficial, en la sorna de las letras, rompedoras y a veces, directamente insultantes (pensemos en el tema “Dick Cheney”), pero nunca faltonas, ni alejadas de la triste realidad  que nos rodea.

Pero “De palmas y cacería” es mucho más que eso, es un soplo de aire fresco en el soso panorama nacional. Pony bravo es un grupo al que le escuece el mundo en el que viven y por eso hace esas letras tan ácidas, tan incendiarias y llenas de ironía, tan “políticamente incorrectas”. Este disco es un disco atrevido compuesto por unos músicos inteligentes y sobresalientes que han sabido crear un mundo surreal y propio en su página “el rancho.com”, que les recomiendo que visiten.

Por encima de las divertidas letras que nos hablan de las andanzas del político neoliberal engominado (“Sarkozy, cosi, cosa, Sarkozy, cosi, cosa”), o nos retratan al demonio Dick Cheney a ritmo de western, encontramos una riqueza de ritmos, estilos y melodías que harán crecer este disco con el tiempo. A veces puede sonar a psicodelia (“El mundo se enfrenta a grandes peligros”), o a funky (en la esplédida “turista ven a Sevilla”). Y no nos olvidemos de esa fábula llena de brillantina que es “Eurovegas”. En fin, los sevillanos disparan contra todos, y no lo hacen indiscriminadamente, sino con mucho sentido y fina ironía. Escogemos una zambra con aires de rap, “La Zambra de Guantánamo”, que nos quedamos con las ganas de escuchar en un concierto gélido que dieron en la sala toledana Pícaro. Era comprensible, porque venían de tocar en la Joy, y el público estaba más congelado que el hielo de sus cocacolas. En mi vida he visto un público menos entregado y apático.

 Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez


 

Anuncios

4 pensamientos en “LUNEANDO LXVIII: PONY BRAVO

  1. Una elección bastante peculiar Atticus. Experimente multiples emociones al escuchar y leer el post, que escribes de una manera que se disfruta el gusto y pasión por la cultura y el arte, para no hacer demasiado larga mi respuesta ¡Me ha encantado! Muy de los 90 y tantos quizá, tiene toda esa pinta, y quizá por eso me gusto tanto.
    Un gran abrazo y un beso.

    • Gracias, Marlene, yo disfruto tus entusiásticos comentarios. Creo mucho en este grupo lleno de tantas cosas, arte, ironía, buenas letras, ritmos sobresalientes. Un gran beso!

  2. Pues eso digo yo, que ya está dicho “tó”. Solo una prueba más, anterior al “De palmas y cacerías” que pone de manifiesto el arte y el talento de esta gente, “La niña de fuego” del maestro Manolo caracol llevada a sus predio (más de un purista se rasgaría las vestiduras. Me importa un bledo)…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s