GLORIA FUERTES (II): “POETA DE GUARDIA”

 P1000758

Seguro que los más avispados lectores de “the way to Innisfree” (si es que queda alguno, aparte de Atticus, que, cuenta la leyenda que se lee sus post), estaban esperando la segunda entrega de la poesía de Gloria Fuertes, pues en la crónica con la que decidimos acompañar el primer azaroso año de “the way to Innisfree”, entre paréntesis figuraba un I. Pues llega  el II.

Hoy vamos a intentar glosar o piropear el libro de poemas “poeta de guardia”, del que Atticus también cayó perdidamente enamorado, por las razones que ya expuse en la primera entrega. Es decir, por la frescura, por la cercanía, por la ternura de la poesía de esta “poeta de guardia”. Atticus sigue aún bajo su dulce influjo inspirador.

Y es que la señorita Gloria es una poeta (¡si!, qué pasa, ¡poeta!) como la copa de un pino que llama al pan, pan y al vino, vino ( la rima salió sobre la marcha). Debe ser que en lo alto de ese pino dialogaba con los gorriones y con las cigueñas y éstos le confiarían el secreto de la gracia. Porque como ya escribimos, Gloria no es que sea graciosa, es que tiene la gracia con la que muy pocos están tocados.

Sus poemas, incluidos sus minipoemas, que también los hay, son como una gota de lluvia que nos lava el alma y nos hace suspirar hacia dentro. Les recomiendo encarecidamente su lectura como si se tratase de la receta del médico de cabecera, lean, lean, lean la poesía de Gloria Fuertes y serán más felices. Yo sigo con este ejemplar manoseado de la biblioteca, que tiene una portada espantosa, más propia de un odioso boletín oficial ( en la cabecera tienen la prueba), pero cuando lo abres se ilumina, probadlo…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez    

 

 

 

ES MÁS CÓMODO ESTAR MUERTO

 

Es más cómodo estar muerto

pero mucho más expuesto;

los canales que tenemos

se nos llenan de hormigueros.

Se nos casan tan contentos

los amores que tenemos,

se reparten nuestros ternos

los amigos que tenemos…

Nos olvidan;

-si te he visto no me acuerdo-,

y además

¿y si es verdad

Lo de Don pedro Botero?

es más cómodo estar muerto

pero mucho más expuesto.

TODAS LAS NOCHES ME SUICIDO UN POCO

 

Todas las noches me suicido un poco,

por las mañanas tengo menos vida,

como si el vino se volviera tierra

-paletadas de tierra en mis ijares-.

Cuando algo muerto resucita y mueve,

Resuella al fin aún más vivo que antaño.

Cuando algo muerto vive, el cataclismo

ensaya sus primeras actuaciones.

Porque empiezo a tener lo que me deja,

y me empieza a tener lo que yo dejo;

y si es pena que muera lo que vive

ya no es tanta si vive lo que ha muerto.

DE PROFESIÓN FANTASMA

 

De profesión: fantasma.

era alto y delgado no tenía ojos,

para lo que hay que ver, decía.

Venía a visitarme con frecuencia,

nunca pude saber qué fue de vivo,

a veces me parecía hombre y a veces mujer.

Cantar cantaba.

Nunca se estaba quieto,

oscilaba su luz tan pronto debajo de la puerta

como en el lecho, como en el pasillo;

se sentaba en todas las sillas de mi casa

y leía mi correspondencia,

salíamos a pisar hojas las tardes de otoño,

luego le invitaba a cenar y en un descuido se bebía mi sueño,

entendía de arte y he de confesaros,

que muchos de mis cuadros los hemos pintado entre los dos.

LOS MINIPOEMAS

 En el mundo siempre somos los mismos.

tan solo los besos son diferentes

Te quiero tanto

-que si me quieres seré demonio-

si no me quieres seré santo.

Por la calle venía una verdad dando tumbos.

Ya no era un hombre,

Era una verdad dando tumbos.

El vino desde dentro del hombre hablaba.

(Todos estos textos pertenecen al libro de poemas “Poeta de guardia” de Gloria Fuertes)

In Memoriam, palabra viva y palabra cantada, “las cosas”, un poema incluido en “poeta de guardia”. Por cierto, buceando frases atribuídas a Gloria Fuertes se encuentra ésta que les sonará de algo: “Ojalá un día haya pan para tanto chorizo”…

 

 

 

 

 

Anuncios

6 pensamientos en “GLORIA FUERTES (II): “POETA DE GUARDIA”

  1. Atticus, la poesía de Gloria Fuertes siempre me ha llegado hasta el fondo. Hubo un tiempo en que se reían de mí, menos mal que con el tiempo he encontrado más gente como tú, que sabe apreciarla y compartirla. Un abrazo.

  2. Ellos no comprende su poesía, igual que yo no los comprendo a ellos, ni a sus Ipads, Ipods, y demás demonios electrónicos. Celebro haber encontrado a alguien con quien compartir tan gozosa lectura. Tenemos que constituir una resistencia necesaria, como en el Farenheit de Bradbury, ¡un abrazo!

    • Me parece genial homenajear a tamaña poeta. Yo también tengo algun texto en reserva en el que intento modestamente homenajearla, su poesía es tan tierna, tan candorosa, pero a la vez tiene ese punto ácido de mala leche, de ironía. Por eso recordé aquello de “Ojalá algún día haya pan para tanto chorizo”, que es suyo, genio y figura, ¡un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s