MATADORA: LA VACA DE BAKUNIN (IV)

 

 

matadora                                                                                                                       Julio Martín

 

Una mezcla de rayos solares y lunares invadieron el establo rociándolo de luz y clavándose en los ojos amusgados de Bailarina, que como sabemos era la primera de la tropa en despertar. Eran poco más de las seis de la mañana, otro día duro de trabajo para Georges, pero esta vez no podía ni sospechar lo que el destino le iba a deparar.

Todas las vacas disimulaban estar groguis, pero su grado de concentración era extremo, sabedoras de que ese día era el día “D”. El corazón de Bailarina palpitaba como un motor inflamado. Georges dejó los aparejos y se aprestó a conectar a Bailarina en primer lugar a la máquina ordeñadora. Todas las vacas estaban expectantes, incluida la vaca cabecilla, Matadora, que clavaba sus dos ojos inyectados en sangre en Bailarina, su jovial e intimidada compañera.

Cuando Georges se acercó a Bailarina notó un comportamiento extraño en el animal. Al ver que ésta se encimaba contra él, optó por golpear su lomo: “¡Epa!, qué carajo haces, jodida!”. Bailarina seguía avanzando y acorralando a Georges. Éste empezó a preocuparse, más cuando observó que el resto de vacas se arremolinaban en torno a él.

Finalmente, Bailarina tomó fuerzas de flaqueza y susurrando un “Qué sea lo que Dios quiera” embistió a su patrón.

“¡pero qué narices haces, condenada!” Cuando se quiso dar cuenta, ya estaba tendido en el suelo. “¡Vamos chicas!, ya casi le tenemos” mugió alentadora Matadora, como no. Georges tenía los ojos como platos sin saber como reaccionar: “Qué demonios hacéis conmigo, tengo que sacaros la leche, dejaos de monserguas”.

Ante esto, Matadora tomó la voz cantante, escupió a Georges lo que venía rumiando y le arrojó a la cara restos de alfalfa del rancho del día anterior: “Toma, bastardo, come, ahora nosotras somos tus jefas, ¿qué tienes que decir a esto?”.

Georges quedó estupefacto, y se frotó los ojos repetidas veces, era la primera vez que escuchaba hablar a una de sus vacas, no pudo articular palabra. Claudia apremió con su estilo seco habitual: “No debes recrearte, Matadora, el tiempo corre y en cuatro horas el sol será de fuego, amordacémosle y larguémonos.”

Cogieron una cuerda y ataron sus dos manos, con un pañuelo sellaron su boca. No opuso apenas resistencia, estaba mudo, como si no comprendiera qué estaba sucediendo a su alrededor. Matadora felicitó a todas por el éxito del plan, pero especialmente a Bailarina: “Bailarina, has estado valiente e implacable, no te ha temblado ni un solo pelo, sin ti nada hubiera sido posible.” La mirada de la buena de Bailarina rozaba el llanto.

“Así pues, las dos camaradas que designamos ayer en el sorteo- sorteo del que lógicamente Matadora quedó exenta- cubrirán nuestra partida” aclaró Matadora. “Alberta y Porfiria, ya sabéis, cubriréis nuestra marcha durante cuatro horas, y una vez transcurran, cerraréis con llave el establo. Su mujer no tardará en preguntarse dónde está su marido, pero a primera hora no le molestará, comprenderá que está ocupado en las faenas diarias. En el caso de que notéis algún ruido extraño, o si su hija o ella hacen una visita intempestiva debéis inmovilizarlas también, nuestra misión lo requiere. ¡no os dais cuenta!, hemos construido los cimientos de un gran edificio revolucionario, el mundo humano más pronto que tarde hablará nuestro idioma vacuno y se sensibilizará con nuestra justa causa” bramó ufana Matadora.

Los ojos de Georges eran todo un poema, observaba con fijación la plática de la vaca líder y no sabía si estaba en la tierra o en la luna.

(Continuará…)

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

Anuncios

4 pensamientos en “MATADORA: LA VACA DE BAKUNIN (IV)

  1. Habría que seguir el ejemplo de Matadora y sus compinches, en muchos sentidos!!!……y los animales se tendrían que rebelar mucho más!!!…aunque la naturaleza en general se está rebelando a su modo……pero somos humanos, superiores a ellos!!!!…..¿para qué escucharla?…..somos el centro del mundo…….qué gran error!!!…..se nos olvida que somos uno más de ellos…..aunque también es verdad que los hay más y menos humanos….en este caso en sentido peyorativo…..mucho humano nos está intentando sacar la leche sin mirar más allá de su ombligo…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s