LUNEANDO XXXVII: “HOMENAJE A BEBO”

 

 

 

 

BEBO&CHUCHO                                                                                                          Bebo & Chucho

 

 

Murió Bebo, y con él, todos morimos un poquito. Noventa y cuatro años,  más de setenta de imponente carrera musical(que se dice pronto) en la que se codeó con los grandes nombres del jazz latino, desde aquellos inicios con Big bands de jazz afrocubano, practicando el Mambo con Pérez Prado. Él siempre defendió que su colega Israel López “Cachao”, también desaparecido, tuvo tanto que ver como Pérez Prado en la fundación del mambo. No vamos a hacer aquí una biografía de Bebo, un tipo amable y generoso, un poeta humilde del piano, que un día ya lejano salió de la isla para no volver más.

Con él la vida ha hecho justicia, gracias a ese melómano y cinéfilo maravilloso que es Fernando Trueba, que le sacó de un injusto ostracismo en esa obra primorosa llamada “Calle 54”, y todos, incluido Atticus nos quedamos con la boca abierta. Luego ya vendrían más proyectos, “El milagro de Candeal”, “El arte del sabor”, y otros tantos discos, por supuesto el “Lágrimas negras”. Gracias, Fernando, locos melómanos como Atticus te lo agradeceremos por los siglos de los siglos.

En un artículo bellísimo en el País el propio Trueba hacía un retrato lleno de cariño de su figura. Habría querido morir en Cuba, y en el artículo Trueba reconocía que él no hubiera tenido problema en volver allá para darle un gran abrazo a otro monstruo, su hijo Chucho, y a sus hijos y a sus nietos, pero cuando un tal Fidel hubiera sido elegido democráticamente por los cubanos. No era un hombre político, pero si íntegro. Fuera de polémicas políticas, nos queda lo más importante, la música. Bebo era un fino estilista, como su admirado Bill Evans, qué bien versioneaba su “Waltz for Debby”. Atticus siempre recordará un concierto memorable en el festival de Vitoria, en el alternó constantes standards pasando de un estilo a otro, el público estaba entusiasmado. Lamentablemente no lo vio en directo, fue por la 2, una tranquila noche de verano, y Atticus se queda con la espina clavada de no haberle podido ver en directo.

Bueno, en directo si le vio, junto a “El Cigala” en Barajas, corría el año 2003, y Atticus se iba a Atenas. Contempló perturbado a un tipo gigantesco y elegante con una cara afable dominada por una sonrisa contagiosa. La timidez o yo que se le impidió acercarse a darle un abrazo.

No podemos dejar de hablar de ese milagro llamado “Lágrimas negras”, un encuentro fantástico de músicas, de estilos, de talentos. Y es que Bebo destacó precisamente por eso, por controlar muchos estilos: la salsa, el mambo, el jazz afrocubano, el son montuno, y en definitiva las distintas formas de jazz latino. Pero aparte era capaz de clavar una versión de jazz clásico de Gergshwin o del mencionado Bill Evans sin pestañear.  En fin descanse en paz en Estocolmo el gran Bebo, estamos seguros de que por el Malecón el aire marino silba triste las lágrimas negras por su pérdida…

                                                                             Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Difícil decantarse por un tema, una aparición de tan sublime artista. Pero buscando y buscando me encontré con este piano solo delicioso compartido con el maestro del contrabajo Javier Colina, creo que puede dar la medida de su genialidad. En el camino se pueden intuir a Gergshwing y a otros, dejense acariciar por el piano de Bebo Valdés…

Anuncios

4 pensamientos en “LUNEANDO XXXVII: “HOMENAJE A BEBO”

  1. Pingback: LUNEANDO XXXVII: “HOMENAJE A BEBO” | Espacio de Arpon Files

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s