LUNEANDO XXXIII. TAME IMPALA

 

 

 

 

TAME IMPALA 

  “Lonerism”

 

 

Tame Impala es una banda de nuestras antípodas, afincada en Perth, Australia. Lejanía geográfica, pero cercanía de sonidos, a veces el mundo puede ser muy pequeño. A Atticus aún le brillan los ojos cuando escucha su último trabajo, el “Lonerism” ( 2012), con el que ha quedado deslumbrado, y no puede dejar de escucharlo.

Es una banda muy nueva, de 2007, pero, no obstante, ya han compartido escenario con grupazos como los Black Keys o MGMT. No es de extrañar, son buenísimos. Este verano harán parada en España, dentro de su gira.

Atticus comenzó por el final. Escuchó primero el “Lorenism”, su segundo disco, se lo pasó otro amigo melómano. Luego investigó y se atrevió con el “Innerspeaker” ( 2010), su primer largo, que no le causó tanto impacto.

El tema que quizás haya sonado más, y por el que Atticus ( en Radio tres, por supuesto) conoció al grupo es “Elephant”, una composición elegante, puro músculo, puro powerpop. El disco se abre con un par de temas en los que se puede intuir el rastro de otro grupo que gusta mucho en Innisfree. Si, es el que están pensando, Animal Collective (“Why won’t they talk me” también nos los recuerdan). Otra canción, “Feels like we Only go backawards” brilla como un himno recién nacido. En “Keep on lying”, el órgano parece estar imantado.

Conforme avanzamos, el disco se convierte en un viaje cósmico más allá de las fronteras de la realidad, de los colores, de las  sensaciones, de las emociones. El cuerpo se convierte en música, o la música en cuerpo, no se. Un cuerpo en efervescencia, lleno de burbujas que nos hacen cosquillas por dentro y nos arrancan una sonrisa de felicidad.

Pura psicodelia, sonidos “setenteros”, que a veces parecieran proceder de unos Beach Boys  electrónicos, y otras de  los Pink Floyd que más nos gustan, los de la época de Syd Barret. En las voces, en los coros, también están los setenta, y en algunas canciones pareciera que el mismísimo John Lennon nos cantara desde la luna (sobre todo ocurre en “Sun’s coming up”, con ese piano de fondo tan elegante).

Como en otras ocasiones, a Atticus, que es un amante confeso de la psicodelia y con este grupo ha encontrado a la horma de su zapato, le cuesta seleccionar tema, es un pesao. Y pese a tener que escoger un tema, recomienda el disco completo. Hacia el final de la enésima audición, se topó con esta verdadera orgía sonora, con este ejercicio de exuberancia, de texturas, de ráfagas sonoras . Porque si el disco nos invitaba todo él a un viaje cósmico, esta canción nos lleva a un viaje lisérgico donde nuestras neuronas se disuelven en busca de las burbujas de colores de las que hablábamos antes, rojas, violetas, azules, de colores aún por inventar. Vamos, psicodelia en estado puro, época Syd Barret…apaguen sus teléfonos móviles, Ipad , Ipod, o lo que demonios tengan entre manos, y déjense llevar…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

Aquí está la canción prometida, “Nothing that has happened so far has been anything”( el título se las trae, pero su longitud es directamente proporcional a su calidad)  por cierto, el inicio nos recuerda a alguna canción de un grupo muy querido, Stereolab…

Anuncios

5 pensamientos en “LUNEANDO XXXIII. TAME IMPALA

  1. Pingback: LUNEANDO XLIV | thewaytoinnisfree

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s