LUNEANDO XXVI: MARIZA

 Mariza

“Quando me sinto só”

Me pregunto si la tristeza inspira al arte o el arte inspira a la tristeza, ¿En qué orden van estos factores? Porque hoy Luneando va de tristeza o de fado que es lo mismo. Mariza es el fado, o el fado es Mariza, es igual. Atticus conoció a esta mozambiqueña con alma de portuguesa gracias a los rutilantes y añorados “Diálogos tres” de  Ramón Trecet, donde ha conocido a tantos y tantos músicos. Precisamente, Mariza  embellecerá con sus fados el teatro Lope de Sevilla este 15 de enero. Una pena no poder estar allí, pero Atticus no puede estar en todos lados y tiene que atender a sus clientes, ¡ maldito mundo materialista!

La voz de Mariza es como un abismo de sentimientos que se le clavó en el corazón hace tiempo, y la dulce daga color violeta que la anunciaba sigue aún clavada allí. Antes de conocer a Mariza conoció la profundidad de este estilo gracias a la voz de otra divina, Dulce Pontes, también merced al programa de Ramón Trecet (qué bonita su “Lágrima”, y aquel disco con el maestro Morricone, perdonen que me repita, pero uno de los preferidos de Trecet). Aunque la divina en este campo siempre será una señora llamada Amalia Rodrigues. El fado ha estado íntimamente ligado a la obra y al sentir del  gran poeta y literato de Lisboa, Fernando Pessoa  (  recordar la preciosa “Ha uma música do povo”, interpretada por Mariza en vivo como homenaje a Pessoa). Sirva este rincón para recordar alguno de sus versos más felices: “El poeta es un fingidor, finge tan completamente, que hasta finge que es dolor, el dolor que en verdad siente”. Y sirva para acercarnos al sentimiento del país vecino, a veces tan olvidado, y especialmente a una ciudad llena de decadencia, de bohemia y de poesía, Lisboa.

Eso mismo, su carácter bohemio, callejero, de taberna es lo que más atrae a Atticus del fado. La espontaneidad, la autenticidad que lo acercan a músicas tan puras como el flamenco. Con el flamenco también  comparte el desgarro, la pasión que transmuta en  tristeza, que es la esencia del fado.

Atticus piensa que el fado, junto con el flamenco y el tango podrían ser las músicas más emocionales, más apasionados. El tango desde la elegancia, el flamenco desde la raza y el fado desde la nostalgia y el desgarro.

Asimismo le interesa el fado por su cercanía con las cadencias, los ritmos, los sentimientos, la saudade de Brasil y su música, porque adora la música brasileñaa, adora a Vinicius, a Jobim, a Milton, en fin a Caetano. Algún purista seguro que está rasgándose las vestiduras, pero a Atticus le da igual porque su comentario y su interés no proceden del conocimiento experto, sino de la pasión, y ya saben que la pasión es mala consejera.

Se le ocurrió meter esta entrada y dar una oportunidad merecida al fado en un luneando, después de ver esa joya audiovisual ( cuenta la imagen y el sonido, la música y la estética) que es “Fado” de Carlos Saura, filmada hace ya seis años, en 2007.

De repente, alguien se arranca a cantar en una taberna y nos cuenta su tristeza, la guitarra llora: eso es el fado. Me callo y dejo que se apodere de ustedes la potencia, la nostalgia de la voz de Mariza…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Anuncios

6 pensamientos en “LUNEANDO XXVI: MARIZA

  1. Sabe que he estado viviendo un tiempo en Portugal, Porto en concreto. Una de las cosas que me traje de vuelta (junto con una pequeña “panda” de amigos y una experiencia inolvidable en conjunto) es este estilo al que hoy hace referencia. No me gusta Mariza especialmente pero sí Dulce Pontes, que es más o menos y en referencia a la entrada: la “Camarona de la Isla del fado”. Vi una actuación de fado en directo allí, en una de las famosas bodegas de Vihno do Porto en Vilanova de Gaia (la otra orilla del río). Me gustó, aunque tenía toda la parafernalia que se monta de cara al turista. Yo era residente en ese momento y sabía que tenía que haber algo más. Y lo hubo.

    Otro día acompañé a un compañero del estudio a tomar unos vihnos y acabamos sentados en un pequeño local cuyo nombre hacía referencia a esta música maravillosa. Un local que pasa inadvertido por encontrarse fuera del tour turístico de la ciudad. Llegando a la ribera y un poco escondido entre callejuelas empedradas y ropas colgadas en balcones multicolor…(bueno, no quiero hacer una entrada en este comentario de esta mágica ciudad de la que acabé enamorado)…voy al grano.

    Para nuestra gran sorpresa se improvisó un pequeño concierto de fado a cargo de un señor de avanzada edad y avanzado número de copas a esa hora. Y fue brutal. De lo más impresionante y sobrecogedor que he visto nunca en directo. Todo a cargo de un personaje que no es conocido y nunca grabó ningún disco.

    No sé pero me da la impresión de que Mariza y otros tantos interpretes de fado son buenos en lo que hacen (hablo de Mariza por ser quien nos atañe). Sí, es buena pero al fin y al cabo es un producto musical, que Portugal exporta realzando esa melancolía y demás calificativos que puedan adjuntarse aquí. Podría hacer lírico o jazz y no notaríamos la diferencia.

    Y esta opinión la avalan casi todos los portugueses que he conocido.

    También reconozco que hay que conocer un poco de la historia de Portugal contada por boca de ellos mismos para entender todo esto. A mí me dio para entender un poco de este pueblo y del porqué de muchas cosas que les son propias…como el fado.

    Así que yo soy más de esta opinión de Pessoa:

    “Toda poesía –y la canción es una poesía ayudada- refleja lo que el alma no tiene. Por eso la canción de los pueblos tristes es alegre y la canción de los pueblos alegres es triste.
    El fado, sin embargo, no es alegre ni triste. Es un episodio de intervalo. Lo formó el alma portuguesa cuando no existía y deseaba todo sin tener fuerza para desearlo.
    El fado es el cansancio del alma fuerte, la mirada de desprecio de Portugal al Dios en que creyó y también lo abandonó”.

    Yo aquella noche, bajo la actuación desgarrada de aquel desconocido y mirándole directamente a los ojos encontré un poco de verdad. De fado, historia portuguesa y ese alma del que habla Pessoa.

    Un fuerte abrazo.

    • Gracias, amigo por tan florido comentario. Yo, la verdad es que quedé prendado de Lisboa y con la sensación de que no la había disfrutado como merecía. Esa ropa colgada, ese empedrado y esas calles empinadas, ¡Ay!
      Atticus se muere por volver allí una temporada de incógnito bohemio y disfrutar de las tabernas, de lo auténtico. De lo que describes, la autenticidad acercan fado y flamenco. Amalia podría ser “La niña de los peines”. Con Lisboa me pasa como con Granada, en paralelo con la comparación que establezco fado-flamenco, me explico. También estoy enamorado de esta ciudad y del flamenco en vivo, pero cada vez que me voy de allí es como si me escapara un secreto que solo poseen la gente de allí.
      Lunear la voz de Mariza no tiene una intención digamos purista, porque el primer ignorante es Atticus ( aunque en la crónica, siempre movido por esa mala consejera llamada pasión, identifique fado con Mariza). Luneé a Mariza porque desde que la conocí la amplitud y emoción de su voz me han conmovido, y era una forma de hablar del fado en luneando a partir de la voz de una intérprete popular de este estilo.
      Un gran abrazo, ojalá coincidamos en alguns taberna mágica y con varios oportos de más nos miremos a los ojos vidriosos.

  2. Ah,y un nombre para usted a modo de recordatorio y que seguro conoce:

    Amália Rodrigues.

    Sobrecogedor. Delicatessen. Para que se deleite en este Enero y recuerde a nuestros hermanos portugueses.

  3. Como buena lunática me encanta lunear contigo, y con esta entrada has conseguido que este lunes saliera un poquito el sol y se fueran las grises nubes…..Lisboa, Oporto…..ciudades preciosas, nostálgicas, que al ritmo de un fado conquistaron mi corazón. Feliz semana!!!!

  4. Gracias lunática, como buen lunático a Atticus también le encanta lunear contigo, y sobre todo que su canción ayude a que nubarrones grises se aparten del horizonte, besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s