LUNEANDO XXV: JACK WHITE

 

 


 

 JACK WHITE

 

“Blunderbuss”

 

Estrenamos Luneando para 2013. Sé que han estado expectantes por que volviera esta concurrida sección, que arranca con fuerza. Tener en cuenta que despedimos 2012 de la mano de la  deliciosa voz de Eva Cassidy, con lo que el listón está muy alto.

Si recuerdan, Atticus publicó dos ediciones especiales dedicadas a los mejores de 2012, dentro de la alergia que le dan esta serie de etiquetas. La verdad es que esperaba un poquito más de participación del respetable, pero bueno, no lo tendrá en cuenta.

Pues bien, entre los hits internacionales obvió deliberadamente el luneando de hoy, porqué pensó que merecía una referencia exclusiva, no solo en relación a las canciones seleccionadas ( con mucho esfuerzo, créanme), si no con relación al disco, que para Atticus es, sin lugar a dudas el disco de 2012, el “Blunderbuss” de Jack White. Hoy hacemos una excepción en luneando, todo sea porque es el primero del año, y porque en realidad el luneando de hoy está dedicado al disco completo. Atticus lo estuvo escuchando una y otra vez, no podía dejar de hacerlo, lo hacía casi con lascivia, en un acto de placer, pero también de tortura, ya que después de cada audición se le ocurrían distintas canciones que pinchar. Así que finalmente decidió destacar dos canciones, seguidamente las conocerán.

Jack White es el segundo en repetir en Luneando. Antes, solo lo hicieron sus fundadores, “Wilco”, con el brillo de su “Monday”, y la melancolía de “One Sunday morning”. Tienen bula, ya que son la banda actual de rock preferida de Atticus.

Bien es cierto, que Jack visitó  la sección en compañía de Meg, con ese latigazo llamado “Hypnotize” ( revísese el Luneando IV) incluido en el portentoso álbum “Elephant”, cuando ambos formaban “The White Stripes”.

Ahora Jack camina en solitario, y la soledad le ha sentado muy bien.

Su “Blunderbuss” se abre  también con un par de latigazos, primero viene la enorme “Missing pieces” y después  la eléctrica “Sixteen saltines”, ambas parecieran canciones tardías del “Elephant” ( quien lo conozca lo entenderá), Jack White en estado puro, potente, sedante, brillante.

Este tipo blanquecino es capaz de llevarte de viaje por los años setenta, con tu cabeza machacada por riffs a lo Jimmy Page, o por órganos lisérgicos a lo Ray Manzareck. Luego viajar a Detroit, hacia un sonido más sucio y regresar ilesos al futuro con una sonrisa boba de felicidad en nuestro rostro. Más tarde viene “Freedom at 21”, pura energía, con ese ritmo machacón y vigoroso, y esa forma paranoica y maravillosa de cantar del amigo Jack.

Sin tiempo de pararnos, aún estamos sin aliento, la grandísima “Love interruption”, tirando de guitarra acústica y de emoción.  Y si les faltaba emoción, tranquilos, llega “Blunderbuss”, la canción que da título al disco, en la que Jack nos enseña lo que significa la entrega a la hora de cantar una canción ( los fondos de piano son memorables).

Viraje de 360 grados, “Hypocritical Kiss”, volvemos a los setenta, el piano dirige, y la voz quebrada de Jack hace progresar la canción que se pierde en la suciedad de la guitarra, salvada por las pausas del mencionado piano. En el ecuador, vuelve la potencia de la guitarra que nos lleva casi al hard rock. Los violines luchan contra la barbarie de las guitarras, y finalmente todos comparten viaje.

Y llega una de las canciones seleccionadas, “Weep themselves to sleep”. Por su exhuberancia instrumental, porque nos encanta el ardor con el que la interpreta Jack, con esa voz como distorsionada y bipolar, perfectamente acompañada por piano y batería.

“I’m shakin’”, que les voy a contar, ese atractivo riff  y los coros femeninos atrapan desde el segundo uno. “Trash tongue talker”, brilla otra vez gracias a la forma que tiene de cantarla Jack, y por ese vertiginoso piano a mitad de la canción acompañado por la insistente batería. “Hip (Eponymous) poor boy”, por ese arranque como de lejana caja de música y su pegadizo estribillo.

“I guess I should go to sleep” es otra de nuestras preferidas, por la vehemencia ya comentada al cantar que nos abisma hacia grupos preferidos ( The Band, The Who), por ese piano tan Doctor John ( perdonen la insistencia con el piano, pero si quieren comprueben en el disco lo bien que suena), por ese olor tan americano.

Penúltima canción, “On and on and on”, en la que la voz de White se vuelve cálida. Y, llegamos al final del camino con  “Take me with you when you go”, la segunda canción seleccionada. Un verdadero milagro, perdonen que seamos insistentes, incluso pesados, pero es que es un bendito y alucinante viaje al pasado sin movernos del futuro, a los setenta, al órgano de Ray Manzareck, a Roger Daltrey, yo que sé, a Rober Plant, ¿porqué no?, a tiempos donde la música de calidad gozaba de mejor salud. El uso de los teclados entronca directamente con el jazz modal.

Gracias Míster Jack White por regalarnos esta joya intemporal, esta orgía incontestable de sonidos, de buena música, obra maestra desde su nacimiento, que respira energía y buenas vibraciones por los cuatro costados.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Aquí tienen la poderosa “Weep themselves to sleep”…

 La segunda canción seleccionada, “Take me with you when you go”, la ofrecemos en una actuación en vivo, en París, felizmente rodeado de bellas músicas, al contrabajo, a la batería,a la viola o al órgano; no se pierdan el duelo de voces entre Jack y la cantante negra, en fin todo un portento, que nos traslada a los años 70… 

* Entradas relacionadas: Luneando IV: The white stripes, “Hypnotice”.

https://thewaytoinnisfree.wordpress.com/2012/07/29/luneando-iv/

Anuncios

8 pensamientos en “LUNEANDO XXV: JACK WHITE

  1. Feliz año Atticus !!!!
    Veo que has apostado por la Familia Adams para empezar el año. Una vez me compré un CD de The White Stripes, creo que el primero, y me gustó bastante aunque cuando los ves ya la cosa cambia. La faceta audio la cubren pero la visual es un homenaje a la gomina hacendado y a los ambientadores de los todo a 100.
    Esta gente podría hacerlo mucho mejor pero se pierden en la estética y en la mística. Pero celebro que te haya emocionado tanto su disco. Yo me quedaré con tu gran comentario y las dos canciones, no vaya a ser que me transforme en un Bitelchus.
    Un abrazo,

    • ja,ja,ja,ja,ja!!!!, Atitcus no puede parar de reír con su comentario mordaz, se echaban de menos en los luneandos. Pues si, le doy la razón en que no es la estética de gomina barata y tono decadente y blanquecino ( lo de la familia Adams es buenísimo) lo que nos atrae de Jack White, si no por su faceta audio, como bien dice.
      Yo realmente continúo ensimismado con este disco, que le recomiendo vivamente que escuche, porque le recordará a un tal Robert Plant, a Ray Manzareck, etc, que creo que son de su agrado, me parece colosal. La estética, si, me quedo más con la autenticidad de gente que ya ha aparecido aquí, como ese viejo rockero llamado Neil Young, o ese ángel del indie llamado Bonny “Prince” Billie.
      En fin, feliz año, da gusto contestar a sus comentarios, son sugerentes, divertidos y sabios a la vez. Un abrazo!

  2. Gran elección Mr. Atticus!!!
    Es cierto que Jack White es un tipo extraño en todos los sentidos pero tiene un sello muy personal aunque disguste a muchos, personalmente me parece un tipo muy original y aunque algún disco en “The White Stripes” no me gusta demasiado tiene joyas increíbles que perdurarán por siempre, no nos olvidemos que era una formación de dos miembros… Creo que un disco suyo rara vez decepciona ya sea con The W.Stripes, The Raconteurs o en solitario y es casi siempre una apuesta segura musicalmente hablando ya que siempre nos ofrecerá algo diferente y sorprendente…
    Un abrazo!!!

  3. Dejando de lado todas las frases que me vienen a la mente, solo dos encajan perfectamente:
    Esta es musica para escuchar con los ojos cerrados y (a mi parecer) el mejor disco del 2012.
    No se como estuvo fuera de mi radar! Muy buen post Atticus, muy entretenido para leer, como un sacrificio para Dionisio.
    Un beso!

  4. Gracias, Marlene, si, ya me he deshecho en elogios con este disczao, no le hacen falta más, me gusta haberlo situado en tu radar. Me encanta aquello del sacrificio para Dionisio, eres un cielo, un beso para tí!

  5. Como el mísmisimo Atticus conoce, la música de este señor es especialmente de mi agrado. En mi opinión, de lo mejorcito del 2012. Una lástima no enterarse antes de la última visita que hizo por España, para comprobar su directo. Habrá que estar mas atentos la próxima vez.
    Abrazos desde mi mazmorra!!!

  6. Espero que la música de Jack te acompañe en la oscuridad de tu mazmorra, es un ambiente que casa bien con la apariencia algo “vampírica” del sujeto. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s