OTOÑO EN PRAGA (IV): LA PRAGA ETERNA

                                                                        *Fotos de Atticus

 


“The powder tower”

 

Qué mejor símbolo de la eternidad de Praga que la torre de la pólvora, arteria principal de la ciudad , dónde los praguenses guardaban toda su pólvora. Los prusianos no acertaron a destruirla en 1757, menos mal, porqué si no la ciudad habría saltado por los aires.

 

“Reloj no cuentes las horas”

 

Otra torre emblemática dentro de la “ciudad de las cien torres” es la del reloj, el reloj astronómico más famoso del mundo, construido en 1490 por el maestro relojero Hanus, torre ubicada en la plaza de la ciudad vieja, corazón de Praga.

 

“A vista de pájaro”

 

Nos subimos a la torre y observamos la hermosa plaza de la ciudad vieja como si fuéramos un águila…

 

“El verdor de la memoria”

 Bajo un  cielo nublado, el husita Jan Hus preside la Plaza de la ciudad vieja.

“LA PRAGA NOCTURNA”

 “Reflejos dorados”

“Luces de la ciudad”

Al fondo, la iglesia de la Señora de Tyn, sufragada por los habitantes de la ciudad.

“El reloj de noche”

“Jan Hus y la noche”

“PASEANDO POR PRAGA”

 

“La vida en el tranvía”

Hace poco en Innisfree teníamos noticia de los tranvías de Lisboa, en Praga también circulan elegantes tranvías…

 

“Arte moderno en Praga”

Pues eso, el arte moderno también tiene su cabida en una ciudad tan artística…

 

                                             “Urbanismo”

Detalle de edificios con fachadas multicolores en el barrio judío…

 

“Transparencias a mediodía”

Transparencias en el Callejón del oro…

 

 

                                           “Crepúsculo incendiado”

Un sol incendiado nos dice adiós en el aeropuerto, mientras cambiamos nuestras últimas coronas. Volvemos a Madrid. Atticus echará de menos el sabor de la espuma de la cerveza negra Kozel. Recuerdos de Carolo y su imperio, de Anton y de Smetana y su mundo de sueños, de Franz y de sus pesadillas. Todos esos recuerdos nos imantan, la luz especial de esta ciudad monumental hierve en nuestras pupilas, la brisa del Moldava mece nuestras almas. “Volveré, ¡se qué volveré!”, grita Atticus con los ojos brillantes…

KONIEC

 

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

 

Nos hemos quedado un poco tristes, por eso, los músicos nos despiden con su alegría del metal del banjo, de la trompeta del saxofón en el precioso puente de Carlos, con una enorme interpretación del “St. Louis Blues” del maestro W.C. Handy, que disfruten y ¡hasta pronto!…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “OTOÑO EN PRAGA (IV): LA PRAGA ETERNA

  1. Me alegro de que te haya gustado, Lino, encantado de compartir la experiencia, una ciudad imprescindible, y Atticus que es un melómano sentimental quedó enamorado de esos músicos de jazz tan vitales que hacían las delicias de los viandantes en el “puente de Carlos”, un saludo y bienvenido a Innisfree!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s