RESERVOIR DOGS

 

 

                            “ Que seas una personalidad no significa que tengas personalidad.”

                                                     ( Harvey Keitel es Señor Lobo en “Pulp Fiction”)

 

 

Se abre el telón, y un grupo de gángsters teoriza en una cafetería sobre los hits en la carrera de Madonna. “Sabes de qué va Like a virgin”, dice el que luego conoceremos como “señor marrón”, interpretado por el propio director, Quentin Tarantino, que se permite abrir su película con el primer diálogo, en un acto de onanismo artístico. Luego, discuten sobre el sentido de las propinas, con las que el señor rosa, interpretado por el siempre genial Steve Buscemi, discrepa, salvo que el servicio haya sido especial. En definitiva, discuten sobre temas prosaicos, como cualquier ser de carne y hueso.

Comienza la carrera de este genio díscolo del cine de los últimos tiempos: Quentin Tarantino, carrera que ha ido subiendo como la espuma de la cerveza, hasta culminar con su última gran obra maestra “Unglorious bastards”, verdadero compendio de todos sus gustos cinematográficos.

Siguiendo con “Reservoir dogs”, los gángsters salen de la cafetería hacia la calle y la cámara les persigue mientras suenan los primeros acordes del “little green bag”, en una escena que forma parte ya de la mitología del cine, siendo incluso un símbolo de la cultura underground. Y es que la grandeza del cine de este iconoclasta de la cultura americana ( y no sólo americana, también oriental, pensemos en “Kill Bill”, y su gusto por las artes marciales y el manga)  reside en que trasciende al cine, empapando otros muchos ámbitos culturales.

Revisar obras como éstas ahora otorga la sabiduría de la distancia y permite compararla con sus obras posteriores. Sin duda, constituye un indudable ejercicio de estilo, su carta de presentación, algo así como su particular “ Pepi, Lucy y Boom”. Lo que si sorprende es su frescura, ese toque “naif” que la ha hecho conservarse muy bien en el tiempo.

Otra de sus virtudes es la sobriedad en la puesta en escena, que la acercan a las míticas películas de cine negro de Sam Fuller, Don Siegel,  y otros maestros. Comparte con todos ellos  su estilo directo, seco y sin concesiones.

Las referencias cinematográficas son indudables, la idea inicial de esa especie de pórtico introductorio con esa conversación tan chocante, nos remite a las conversaciones entre Lee Marvin y su compañero en “Código del hampa” del ya citado Don Siegel, en las que discuten sobre hábitos alimenticios y demás temas banales, el propio Lee Marvin es mencionado en la película, como icono de los gángsters. También se habla de Charles Bronson en “La gran evasión”.

Un aspecto que se observa bien a las claras es que Quentin Tarantino es un cineasta nacido del guión, se nota en lo cuidado que está la historia. Sin duda, destaca narrativamente, y ahí es donde yo sacaría a relucir “the killing” de Stanley Kubrick, pienso que “Reservoir dogs” no existiría sin la de Kubrick, sólo que si “atraco perfecto” constituye narrativamente la reconstrucción de un atraco, “Reservoir dogs” sería la deconstrucción del mismo, comenzando casi por el final.

Todas estas ideas de guión tan brillantes, responden al reciclaje mental que el director ha hecho de todo el cine negro americano que ha absorbido. Analizando su obra posterior, profundizará en esos giros narrativos en otra de sus joyas, quizás su confirmación, gracias a la palma de oro en Cannes, nos referimos a “Pulp fiction”. También aquí repite el elemento de las conversaciones entre gángsters, en este caso con la pareja John Travolta-Samuel L .Jackson, muy al estilo de la mencionada “Código del hampa”.

Pero las influencias para mí van más allá del cine negro, por ejemplo, la escena en la que “Blonde” visita el despacho del jefazo y su hijo, y éste juguetea con él, parecería sacada de un western de Anthony Mann, donde el jefazo fuera el dueño del rancho, su hijo el heredero y blonde el chico de confianza.

Más elementos realmente originales de la narración, son, por ejemplo la identificación de los miembros de la banda por colores, y otro hallazgo es la aparición de K-Billy DJ y sus supersónicos de los 70, que se presenta como una especie de extraña voz “en off” que serviría para separar fases, como diría el gran Juan De Pablos. La voz la interpreta Steven Wright.

Pero, sin duda, por encima de todos está el hallazgo narrativo, en esa magistral mezcla entre el tiempo real y la reconstrucción “a posteriori” de la historia del golpe. Quentin, nos va contando la historia personal  de cada uno, así como su papel en el atraco con breves pinceladas. Son curiosas también las referencias constantes a azul, cuya aparición es circunstancial, tampoco Quentin , salvo en la escena inicial, se prodiga mucho. Y, para culminar tan brillante ejercicio narrativo, un final enigmático y susceptible de varias lecturas.

No podemos dejar de hablar de otros actores, “Blanco”, el gran Harvey Keitel, en ese papel tan digno. También brillante Tim Roth como naranja.

Otro aspecto que desconocía es que el mítico director de películas B, Monte Hellman es uno de los productores ejecutivos del film. El propio Harvey Keitel es uno de los productores. Una razón por la que Atticus es un devorador compulsivo de los títulos de crédito, tanto los iniciales como los finales, siempre se aprende  algo.

Por último, no podemos obviar una referencia a la famosa y polémica escena entre Michael Madsen y el policía en el almacén, que pasado el tiempo, la verdad se vuelve completamente prescindible y banal,  una concesión del director a cierta clase de cine gore del que es declarado aficionado. En definitiva, un festival, volver a revivir esta película, que como ya dijimos conserva ese toque “naif” que la hizo brillar en su día. Una nueva recomendación otoñal de Atticus, esta vez cinematográfica.

 Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Ésto ya pertenece a la historia o a la leyenda, lo que prefieran…

Anuncios

9 pensamientos en “RESERVOIR DOGS

  1. Me gusta mucho esta película, es la que más admiro de este señor. Creo que aún no sé miraba al espejo cuando la hacía. Después de esto, el narcisismo no deja salir el talento. Qué pena, los daños colaterales son para nosotros.

      • Gracias Favalli, es cierto que revisada la película la escena es gratuita,…, esta película es quizás el gran clasicazo de Quentin, pero su trayectoria me parece cada vez más deslumbrante, sobre todo después de sus malditos bastardos, y espero con ansiedad su Django. Un abrazo!

    • Aunque no lo creas, Quentin y Atticus son grandes amigos. Todos los veranos éste le invita a su casa de Maycomb, allí discuten entre té helado y té helado, sobre los hits de Madonna y el sentido de las propinas.

  2. Es cierto que para muchos quizá “RESERVOIR DOGS” sea la película de referencia, diríamos de culto, de este director. Sin embargo, no entiendo como este tipo puede llegar a recibir tantas críticas por parte del público cinéfilo…supongo que por algo será, pero yo no lo entiendo.

    En mi opinión sí que está entre las mejores, pero no todo lo que ha hecho después es tan horrible como dicen algunos, muchos. El bueno de Quentin puede pecar de algo de exibicionismo, pero no veo en el panorama actual a muchos directores (y no digamos guionitas) capaces de llevar a cabo un ejercicio como es Kill Bill (otra de las infravaloradas) en la que el director pone sobre la mesa (si “entendemos” el tipo de cine que hace Tarantino) varias de sus pasiones: el cine oriental, el western y hasta el comic.

    Con Pulp Fiction no puedo ser demasiado objetivo, desde que fui a verla al cine con un gran amigo que a los postres llegó a afirmar “cuando vimos esa película supe que quería ser director de cine” ha formado parte de mi top ten tanto por la película en sí como por cierto sentimentalismo.

    Y Malditos Bastardos, Atticus, es brutal (en todos los sentidos) ciertamente…esos planos Pitt-Brando son increíbles, usted lo sabe.

    Señor Favalli, yo aceptaría los daños colaterales de películas como la de estos bastardos cada semana.

    Bueno no me enrollo más que para eso estás tú y además he visto a NV más arriba.

    Solamente decir que Tarantino tenía que aparecer en este blog sí o sí y que para mí, sus dos primeras películas sentaron las bases de una gran carrera cinematográfica. La de un tipo al que se ha intentado imitar inutilmente muchas veces desde la década de los noventa. Y creo que solo se imita al que crea escuela.

    Para mi es uno de nuestros grandes contemporaneos.

    Un abrazo inmenso.

    Y,si tienes tiempo,una curiosidad: “sukiyaki western django” creo que puedas ver la película completa por youtube (creo recordar que yo la vi ahí).

    • Gracias, terrible Enfant, enrróllate cuanto quieras, para eso está Innisfree,…, creo que comparto prácticamente con usted su `postura respecto a Tarantino, al que considero un grande, si duda,…, no quise entrar en guerra con Favalli, con el que disfruto de una paz espero que duradera, pero no eterna,…, cité malditos bastardos no al azar, y es que es la película con la que definitivamente me quito el sombrero, colosal, como para ponerse a llorar de alegría ese arranque con la música de Ennio Morricone y el tipo cortando leña, ese es el Tarantino que me interesa, no el de la oreja,…, el Tarantino que me lleva a Leone, a Hitchcock ( vaya escena la del teatro, ¿no?), a Doce del patíbulo ( la historia en si de malditos bastardos), y que motiva a sus actores hasta el punto de creerse Don Vito Corleone ante la pantalla ( y no nos olvidemos de la escena de la taberna, buuuufffff!!!!).
      Pero, no solo me tengo que remitir a MB, Kill Bill, sin ser un entendido ni seguidor del manga me parece puro entretenimiento del bueno ( eso si, no estoy de acuerdo con cierta parte de la crítica que veían en esta película el romanticismo de Howard Hacks,no confundamos churras con merinas), Jackie Brown una enorme historia, muy infravalorada, y la mencionada Pulp fiction, si , efectivamente tiene ese valor, que cuando se encienden las luces te dan ganas de comprarte una cámara de super8, por ejemplo.
      Tarantino por muchos años, por favor, Dios salve a Quentinm Tarantino!!!, solo puedo decir, y gracias por el apunte de Django,…, ah!, una cosa que se me olvidaba, ningún director ha dignificado tanto y tan bien la gloriosa serie “B”. Atticus dxit.

      • Matizar que malditos bastardos me gustó mucho, pero me cansan un poco sus otras películas. Me parece un gran homenajeador y tiene por delante a otros que son más discretitos,,,,, Jarmush me parece más integro. Bueno, entre tanto halago, ya solo falta Isabel Coixet. Voy a ver el luneando,,,,, buenas noches y un abrazo desde el exilio

  3. Hello, Míster Favalli, sin entrar en más halagos y empalagos, apuntar un pedazo de título del genio Jarmusch, “Mistery train”, joya que usted me mostró, con esa historia de aquellos dos orientales que se hospedan en Menphis en busca de las huellas de Elvis,…, de acuerdo, en que mucho menos exhibicionista el bueno de Jim, aunque quizás se pase de frío, un abrazo, le acompaño en el exilio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s