LUNEANDO (XVIII): LA BUENA VIDA, LA CRÓNICA TRISTE

 

 

 

 

 

 

Para Favalli

 

La muerte de Pedro San Martín, quebró el corazón del Indie patrio, como lo denominaría nuestro querido Julio Ruiz. Pedro nos abandonó el año pasado, en la carretera, después de ver un concierto de Nacho Vegas y de Refree. Dos años antes Irantzu, vocalista y musa de La buena vida dejaba el grupo.

Han sido dos mazazos seguidos que han acabado con uno de los grupos más queridos del panorama pop patrio.  Míkel Aguirre, líder del grupo, reconocía que consideraba imposible que la Buena vida volvieran a tocar juntos. Ya habían compuesto varias canciones en la era post- Irantzu, pero la nueva etapa se ha visto truncada por el injusto destino.

Pop delicioso y minimalista con arreglos orquestales, La buena vida surge dentro de la que podríamos denominar nueva ola del pop donostiarra, también conocido como Donosti sound ( Le Mans, Ama, Family).

Comenzaron sus andanzas en 1988, “Allelujah”, “Álbum”, o aquel delicioso “Soidemersol”, el álbum favorito de Atticus son algunas de las joyas que dejó por el camino esta formación tan entrañable, tan imborrable para nuestros corazones. No podemos dejar de mencionar aquella memorable versión del  tema “Nadadora” dentro del disco homenaje al quizás  más emotivo álbum de pop de la historia, “Un soplo en el corazón”, de Family.

Solamente los he visto una vez en directo, en un festival independiente de Ciudad Real, y me quedé fascinado por la voz de Irantzu, por su exacto matiz, su sensibilidad. Luego el grupo me sorprendió por sus buenas vibraciones, y su calidad instrumental encima de un escenario, sonaban de vicio.

Elijo  “Horas, minutos y segundos” para recordar a la Buena vida de Irantzu y rendir homenaje al miembro perdido. Una preciosa canción que siempre me cautivó, desde la primera vez que la escuché. Contenida en el “Álbum”, brilla con luz propia dentro de ese disco, y creo que da la medida perfecta de la dulce voz de Irantzu. Una voz que sin ser espectacular contiene la emoción de la sencillez. Podría haber sido “Nada debería fallar”, otra preciosidad,  o “Qué nos va a pasar”,“La mitad de nuestras vidas”, tantas…, A Atticus nunca le resultó tan difícil escoger una canción, créanme. Sirva para recordar el hueco gigante que deja  la ausencia de La Buena Vida…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

Anuncios

4 pensamientos en “LUNEANDO (XVIII): LA BUENA VIDA, LA CRÓNICA TRISTE

  1. Gracias Atticus, por tu dedicatoria y por la objetiva descripción de la trayectoria de esta banda tan memorable.
    A esto me refiero con música de consumo, a música sin pretensiones, sin alardes,,,,,
    Donde haya un bonito cielo, un árbol verde, olor a tierra mojada, allí aparecen sus canciones, para tararearlas y silbarlas.
    Un bonito lunes.
    En esta se unen, además de grandes recuerdos, La Buena Vida y Family

    Un abrazo,

    PD: Llevo dos lunes complaciente, pon a Radiohead o alguno de esos que pueda darte un poco de leña

    • Gracias a tí por tu comentario, no sé porqué sabía perfectamente el vídeo que ibas pegar,ja,ja,ja!!!, una canción que sé que es muy especial para tí,…, La buena vida, Family, son grupos humildes pero enormes, que han hecho música bonita de verdad y eso tú y yo lo sabemos, ahora toca que lo sepa el resto del mundo,…, bueno, la paz es duradera, en futuros luneandos sembraré la controversia, ja,ja,ja!!!, un abrazo, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s