FELLINI OCHO Y MEDIO

 Atticus despide el azaroso mes de Octubre con Fellini, que repite en Innisfree, ¡pasen y vean!…

 

Nosotros , los intelectuales, y digo nosotros porque le tengo por tal, tenemos el deber de permanecer lúcidos hasta el fin, ya hay bastantes cosas superfluas en el mundo, no es cosa de añadir desorden al desorden (Pausa.). En el fondo, perder dinero es parte del oficio de productor (Pausa.), mis felicitaciones, no había otra cosa que hacer y usted acaba como se merece, no puede uno embarcarse con tanta ligereza en una aventura tan comprometida (Pausa.), pero créame, no siento nostalgia ni remordimiento, destruir es mejor que crear cuando alguien no sabe lo que está creando. Además, hay alguna cosa tan codiciada en el mundo que merezca el derecho a vivir. Una película fallida para él no es más que un factor económico, pero para usted en el punto a que ha llegado podría resultar el fin.

Más vale destruirlo todo y cubrir el suelo con sal, como hacían los antiguos para purificar el campo de batalla. En el fondo a todos nosotros nos hace falta un poco de higiene, de limpieza, de desinfección. Estamos sumergidos en palabras, en imágenes, en sonidos que no tienen razón de vida, que viven del vacío y van hacia el vacío. Sólo a un artista verdaderamente digno de este nombre se le puede exigir este acto de lealtad, traducirse al silencio. Recuerda “El Elogio de Mallarmé” en “La pagina blanca” o a Rimbaud, ese era un poeta no un director, la verdadera poesía de Rimbaud empieza con su renuncia a seguir escribiendo, su partida a África, si no se puede tener todo la nada es la verdadera perfección.

Perdóneme esta abundancia de citas, pero nosotros los críticos hacemos lo que podemos. Nuestra verdadera misión es barrer los millones de fetos que todos los días obscenamente intentan venir al mundo, y usted ha querido dejar tras sí una imagen personal, como el cojo deja tras sí una huella deforme. ¡Qué monstruosa presunción!, creer que los demás podrían beneficiarse con el escuálido catálogo de sus errores. Y a usted que le importa reunir o no los retazos de su vida, sus vagos recuerdos, los rostros de las personas que no supo amar.”

 

–         ¿Qué es este resplandor de felicidad que me devuelve la fuerza y la vida? ( Guido, Marcello Mastroianni, trasunto del director.)

–         Guido os pide perdón, dulcísimas criaturas, ni yo había comprendido, ¡yo no sabía!, no tenía mas que aceptaros, amaros, ¡qué sencillo es!: Luisa, me siento como liberado, todo me parece bueno, todo cobra sentido, todo es verdadero ( “¡Ah!”;suspiro) ¡cómo me gustaría explicártelo!, pero no se decírtelo. Todo vuelve a estar como antes, todo vuelve a estar confuso, pero esta confusión ¡soy yo!, yo como soy, y no como quisiera ser, y, ya no tengo miedo. Decir la verdad, lo que no conozco, qué busco que no he encontrado todavía, solo así me siento libre y puedo mirar tus ojos fieles sin avergonzarme, ¡la vida es una fiesta, vivámosla juntos! No se decirte otra cosa, Luisa, ni a ti ni a los otros. Acéptame como soy, si puedes, es el único modo de volver a encontrarnos.( Guido )

–         No se si lo que dices es cierto, pero puedo probar si me ayudas          ( Luisa, una guapísima Anouk Aimeé).”

  

El discurso  del crítico y los diálogos transcritos del original preceden al  Mítico final con esa puesta en escena colectiva  y coral con todos ( La puta de la playa, sus padres, el cardenal, sus mujeres, el productor,…) de la mano, mientras el “ ayudante del mentalista” exclama: ¡Adelante, adelante!, ¡vengan!,…,con la música, por supuesto, del genio Nino Rota. Aunque nos repitamos en The way to Innisfree, otra vez: “Fellini en estado puro”.

 

“OTTO E MEZZO”, se basa en una historia de Federico Fellini y Ennio Flaiano.

Con guión de Federico Fellini, Tullio Pinelli, Ennio Flaiano, Brunello Rondi. La produjo Ángelo Rizolli.

“Ocho y medio” ( 1963) es quizás la película más autobiográfica de Fellini, o , al menos, en la que más habla de si mismo en el aspecto creativo.  Escoge, como no, a Marcello Mastroianni en el papel de Guido, como su perfecto “alter ego”. En este discurso final, previo a la onírica escena  de vodevil en la que se citan todos los personajes que han pasado por su vida, ofrece una visión bastante ácida y mordaz sobre el papel de los críticos.

La película es en si misma una gran reflexión sobre el proceso de la creación y sobre la soledad que entraña. Sobre la falta de inspiración, la denodada búsqueda de las musas y de las ideas. Sobre la difícil convivencia entre el creador y el productor, movidos por intereses contrapuestos, pero condenados a entenderse.

En suma, cine dentro del cine, Fellini se somete a una especie de psicoanálisis colectivo y exhibicionista, destapando muchos trapos sucios de un mundo, el del cine, podrido en muchas de sus aristas. En “The way to Innisfree” recordamos el espléndido discurso final que precede a esa escena tan, nunca mejor dicho “felliniana”, y animamos encarecidamente a revisar la película a los amantes del séptimo arte.  

Nuevamente la música de Nino Rota nos lleva de la mano  a los sueños, a lo entrañable, pasando por lo terrible, a la locura, pero también a la ternura, de viaje por aquello que queremos recordar  y aquello que queremos olvidar, un viaje lleno de sensualidad, de risas y de llanto, de luz y de oscuridad…

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Disfruten de la anunciada escena final, puro ensueño, pura locura, esencia pura del fascinante universo Fellini…

Anuncios

4 pensamientos en “FELLINI OCHO Y MEDIO

    • Celebramos tu vuelta a Innisfree, los parroquianos te echaban de menos,…, si, un loco maravilloso, creo que el primer cineasta que aparece de nuevo en Innisfree, ya lo hizo con “La Strada”, un 6 de junio ( esto se llama autopromoción, ja,ja,ja!!). En esa crónica, ya decíamos que nos quedábamos con la entrañable “Amarcord”, y con “La Strada”, creo recordar, pero hay tantas otras ( “I vitelloni”, “Y la nave va”, “Roma”, “La dolce vita”…). Eso si, también hay películas del genio que no nos gustan nada ( “Casanova”, por ejemplo), pero lo que si sabemos es que fue el único capaz de convertir la melancolía en espuma y la espuma en melancolía…, un saludo!

      • Curiosamente una de las que mas me gustan es un delirio extraño y que pocos suelen nombrar. La ciudad de las mujeres, película que si no has visto te recomiendo…..Cuidaros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s