La golondrina…

 

 

 

 

 

Una golondrina visitó mi celda esta madrugada,

yo estaba dormido, pero escuché su voz de terciopelo,

desperté llorando, con un extraño anhelo.

Al día siguiente, la esperé con miedo,

deseoso estaba de volver a verla,

la soñé en mis sueños, intenté atraparla,

¡me dejó tan solo!, soñando su canto.

Ahora estoy tranquilo, ella es mi descanso,

¡mi suerte, mi dicha!, el sol de mis días.

Libre soy al fin, gracias a sus alas,

y juntos nos vamos más allá del tiempo,

ansioso yo espero que llegue la noche, que llegue el silencio,

perderme en sus alas, perderme en sus cielos.

                                                            Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Anuncios

2 pensamientos en “La golondrina…

  1. muchos de tus versos, son tan anhelantes, tan reales, como arboles que caminan, o como pajaros que lloran en las noches, que cantan en los dias.
    Un beso y un abrazo Atticus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s