CUENTOS PÁLIDOS DE AGOSTO (II): “DISCO RAYADO”

 

 

 

 

 

La aguja quedó encallada en el tocadiscos, y yo caí en un vertiginoso mar de ritmos imantados. Sonaba “Good vibrations”, mientras observaba distraído el rostro retorcido de la chica. Tenía una mueca como de espanto, su cuerpo dibujaba un violento escorzo sobre el suelo de frío mármol, y sus ojos parecían dos globos ensangrentados a punto de estallar.

 Recogí la cuerda, la limpié de sangre y con un pañuelo intenté borrar los rastros de mi presencia.

Dos meses después, un par de agentes de paisano me preguntaron si aquel disco era mío. Yo les dije que sí. Acto seguido me esposaron. Sin duda, la culpa fue de los Beach Boys.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “CUENTOS PÁLIDOS DE AGOSTO (II): “DISCO RAYADO”

    • Sabes que, tarde o temprano, tenía que quitarla de en medio, me estaba volviendo loco. Ahora te contesto desde un oscuro barracón, aquí en Sing-sing, dónde mi única compañía es el ratón Larry.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s