“MOONRISE KINGDOM”( Wes Anderson, 2012): LA CRÓNICA SENTIMENTAL

 

                             ” La verdadera patria del hombre es la infancia”

                                                                                                                       ( Rilke)



 

Hoy traemos a Innisfree la última joya de ese marciano irrepetible llamado Wes Anderson, una “rara avis” dentro de la anodina nómina de directores norteamericanos actuales.

Cuando uno se topa con una de sus películas sabe que se va a encontrar con algo fresco y distinto. Ahí radica la genialidad de los grandes directores, en el cómo cuentan una historia, más importante que lo que cuentan es el estilo. Son chocantes esos planos frontales y repentinos que definen su estilo directo y son descriptivos de su concepción del espacio cinematográfico.  Su forma de contar  historias tiene un toque naif, un no se qué, que las hace especiales, entrañables, únicas. Tan entrañable como el terreno en el que se mueve “Moonrise Kingdom”, la infancia, la patria del hombre como nos recordaba el poeta.

Bueno, la infancia o la preadolescencia, lo que quieran. La historia de amor iniciática entre Suzy y Sam, dos adolescentes inadaptados, es candorosa y mágica a la vez. También hay que decir que se apoya en un sólido guión del propio Anderson y Roman Coppola. Y es que las historias de amor adolescentes siempre han tenido un embrujo especial en la pantalla grande, sin duda, al ver esta película pensé en el primer capítulo de la deliciosa “Del Rosa al amarillo” de Manolo Summers, que adoramos en Innisfree.

Con el arranque nos vale para saber que vamos a ver una película especial, con esa “casa de muñecas” humana al compás de suave música clásica. El montaje es fabuloso, pareciera, salvando las distancias, aquella fachada de “La ventana indiscreta” de Hitchcock, otra colmena humana en miniatura. La cuidada selección musical es otro de los sellos del autor, si no deténganse en la prodigiosa banda sonora de “Fantastico Mr.Fox”, su anterior joya.

A partir de ahí nos introducimos en un mundo de bolas de chicle, de gafotas “cuatrojos” con gafas de pasta y de tocadiscos que funcionan a pilas. Sam, un chico huérfano e incomprendido en el campamento de boy-scout en el que pasa el verano y Suzy, una chica solitaria que se refugia en sus libros deciden planear una fuga. Es maravilloso el aroma a las grandes historias que devoramos de pequeños. Todas ellas están dentro de ese campamento, desde “Los Hollyster” a “La pequeña pandilla”, como digo, olor a chicle, nostalgia de tirachinas.

Mención aparte merecen los actores que secundan el proyecto, nada más y nada menos que Frances McDormand y Bill Murray, que forman el excéntrico matrimonio de abogados padres de la chica, Bruce Willis, en un papel muy simpático como jefe de policía, Edward Norton es el atolondrado jefe del campamento, en fin, Tilda Swinton, como trabajadora social, y no revelaremos el  actor que encarna al comandante Pierce, descúbranlo ustedes mismos.

Bob Balaban clava un papel insólito de narrador, con unas intervenciones más propias de un documental de Jacques Costeau ( recordar, “Life aquatic”, firmada por Anderson). No nos olvidamos de la pareja de actores adolescentes, sencillamente perfectos, dándole el tono adecuado a su actuación,  de arrojo pero, a la vez, miedo hacia lo desconocido. Por último, no podemos dejar de mencionar el sello nostálgico “Nouvelle vague”, como de educación sentimental, que destila parte de la película, sobre todo las escenas de la playa, que podría ser la playa de “Los cuatrocientos golpes” de Truffaut. No en vano, la canción de la pareja, que pinchan en ese precioso tocadiscos a pilas es de Francoise Hardy. ¡Ah!, por cierto, se me olvidaba, no se pierdan ni un segundo de los títulos de crédito finales.

En definitiva, el testimonio de un cine diferente, con un punto lunático que puede sorprender en ocasiones, pero que constituye un incuestionable ejercicio de libertad narrativa encomiable en los tristes momentos creativos que vivimos.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Les dejamos con el tráiler, un pequeño trozo de la deliciosa tarta…

 

Anuncios

4 pensamientos en ““MOONRISE KINGDOM”( Wes Anderson, 2012): LA CRÓNICA SENTIMENTAL

    • Si, pese a las buenas críticas y, en este caso, el plantel excepcional de actores, no tuvo mucha repercusión en cartelera, lo mismo pasó con “Fantástico Mr. Fox”, creo recordar que se estrenó cuando la Alicia de Tim Burton y la indiferencia hacia ella fue terrible.
      Ambas son altamente recomendables, el cine de Wes Anderson ya es objeto de culto en USA. Sin duda, por encima de todo es un creador diferente, ¡un saludo!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s