UN AÑO SIN AMY

 

El 23 de julio del pasado año nos dejaba Amy Winehouse, con 27 años, enrolándose en el selecto “club de los veintisiete”, del que forman parte leyendas del tamaño de la atormentada Janis Joplin, el inconmensurable Jimmi Hendrix, el genio Jim Morrison o el “espíritu adolescente” Kurt Cobain, todos ellos, en mayor o menor medida personajes incomprendidos, con un talento descomunal que los hace jugar en otra liga que no es la del resto de los mortales.

La gran Amy Winehouse, el próximo 14 de septiembre cumpliría 29 años. The way to Innisfree llega un poco tarde, pero a tiempo para recordar a esta diva insustituible en el panorama musical actual. Así pues, despedimos el caluroso mes de julio recordando su ausencia.

No hemos entendido la pérdida de esta voz luminosa, llena de soul y de estilo, que insistimos deja huérfana a la escena. Nos quedamos en superficialidades estúpidas, cogemos el rábano por las hojas.

Para la pandilla de paletos iletrados con nulo conocimiento musical y mucho menos gusto, lo importante es su abusiva tendencia al exhibicionismo mediático, a las drogas o al alcohol.

Bien es cierto que con su actitud pública no buscó tener amigos. Sus constantes declaraciones de intenciones ( que aparecen también en sus valiosas letras) y su sinceridad descarnada la terminarían etiquetando y quemando en la hoguera del gran público. No fue una artista complaciente.

Lo que no saben la caterva de paletos a la que aludíamos es que Amy llevaba la música en el alma y atesoraba un conocimiento milimétrico de “los esenciales” de la música americana, desde que su padre Mitch Winehouse, taxista londinense, le cantara obsesivamente los standards del gigante Frank Sinatra, al que está dedicado, claro, su primer álbum, Frank ( 2003).

Precisamente en la portada de este álbum aparece rodeada de sus discos favoritos apilados, desde Count Basie hasta Beastie Boys, pasando por Clifford Brown, Nat King Cole, James Taylor, Dinah Washington o Thelonius Monk.

También reconocería la influencia de Stevie Wonder y del sonido Motown. Pero sus dos grandes amigos fueron, sin duda, Ray Charles y Donny Hathaway, reyes del soul de las decadas de los 60 y los 70 .  Una canción de Ray Charles, “I believe in my soul”, interpretada genialmente por Donny, era una de sus favoritas.

En sus manifestaciones están presentes estos “dos amigos”, cuando dice aquello de “ No hay nada que puedas enseñarme que no haya aprendido de Donny Hathaway”, o cuando refiriéndose a las famosas terapias  contra la drogadicción reconoce que “yo prefiero quedarme en casa con Ray”.

Cuando estaba baja de ánimos se valía de su fiel compañera, su guitarra “Cherry” y tocaba para exorcizar demonios “You Know I’m not good”.

En cuanto al tamaño de sus textos, conviene recordar que en el mayo de 2008, estudiantes de la universidad de Cambridge los analizaron junto a letras de Bob Dylan y Billy Holliday, poniéndolos a la altura de la poesía de Sir Walter Raleigh.

Pues si, la música como terapia, su conocimiento de los grandes estilos de la música de Estados Unidos, del jazz, del soul, del blues, del swing, es proverbial. Y para muestra de su conocida versatilidad, un botón, aquí la tenemos interpretando con mucho estilo ese clásico del reggae llamado “Monkey men” de los “Toots and the Maytals”, que probablemente conocería en su adolescencia londinense.

                                             

Su reconocida adicción a las drogas va a estar presente en sus letras, si no echar un vistazo a “Addicted”, último corte del “Back to Black”, su segundo disco, donde habla sin tapujos de los gorrones que no compran y están todo el rato pidiendo maría.

En  “Help yourself” del Frank dice textualmente “No te puedo ayudar si no te ayudas a ti mismo”, bastante elocuente, ¿no?. En “I heard love is blind” juega con la tenue línea divisoria entre el amor y el sexo.

Aludíamos antes a Cherry, su querida guitarra, a la que dedicó una hermosa canción que no apareció finalmente en el Frank, con el consiguiente disgusto de la artista.

Nosotros la recuperamos aquí, fíjense en la divertida letra llena de dobles sentidos y  metáforas. Sencillamente deliciosa…

 

Como última influencia notable y reconocida por la artista, la de Carole King, a la que pertenece, según opinión de la propia cantante británica, su canción preferida: “So far away”. También adaptaría su “ We love you still you tomorrow” de la propia Carole King. Y es que Amy Winehouse destacó por su curiosidad y su eclecticismo, adaptando a los registros de su sólida voz temas tan universales como la “Garota de Ipanema” o el “All my loving” de los Beattles.

Este Viernes en Londres, su ciudad, pudimos contemplar con satisfacción como Danny Boyle dejó un hueco en la ceremonia de apertura de los JJOO 2012 para Amy.

Nos despedimos con su última colaboración, con Tony Bennet, junto a Frank Sinatra y Sammy Davis Jr., sus crooners  favoritos, de los que aprendió el tono desenfadado, el descaro y el juego en la canción, aunque Amy fuera algo más explícita y directa en sus canciones introduciendo directamente tacos. Claro, que los suyos eran otros tiempos.

Con Tony Bennet interpretó magistralmente ese standard  de Duke Ellington llamado “Body and soul”. En esta canción podemos deleitarnos con su voz evocadora, con el sabor de las clásicas ( Dinah Washington, Sara Vaugahn , Billy Holliday), voz con la que creaba alcanzaba texturas inalcanzables por las sosas voces actuales, carentes de su estilo y su personalidad. Voz que era jazz, soul, funk o balada según el tema.

Voz que insistimos a riesgo de parecer pesados es insustituible, y que deja un hueco tremendo, casi tan grande como el que dejó en el mundo del pop Michael Jackson. La llama de esta voz se nos ha apagado, pero aún subsiste en sus grabaciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s