EL ANACORETA

                                                                                                                                                                                        Para la chica de París

-Doctor, he de decirle que solo pienso en Ana. Solo sueño con anacondas, solo como anacardos y, por supuesto, solo leo el Analectas, a Anaxágoras y a Anaximandro. No paro de analizar la situación y no dejo de tomar analgésicos que agostan, poco a poco mi sufrida anatomía.

Todo esto me parece anacrónico y anatemático, ¿Me estaré convirtiendo en un anacoreta?. Pues si, eso creo: ¡Soy un anacoreta de Ana!

Me gustaría encontrar a alguien al que le ocurriese algo análogo. Dígamelo, Doctor,  ¿ seré anamórficamente sensible?, acaso estaré anamorado.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Anuncios

7 pensamientos en “EL ANACORETA

  1. Ante todo ánimo para superar el Annapurna del amor, que es cuando no se sabe si la otra persona siente lo mismo que tú por ella.

    Buen juego de palabras.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s