PSEUDO-SONETO II

TU VOZ”

 

                      “Si mi voz muriera en tierra

                    Llevadla al nivel del mar

                 Y dejadla en la ribera.”

                       ( Rafael Alberti )

 

 

Tu voz es

Locura y ternura,

Futuro y premura,

Un verso siamés.

Te escucho y te siento,

No te veo y te entiendo,

Ahora ya comprendo,

El rumor del viento.

Tu voz me derrite,

Traduzco el silencio,

Aguardo el envite.

Me gritas despacio,

Yo voy al desquite,

Callas, por cansancio.

 

Jorge Fernández- Bermejo Rodríguez

Anuncios

MARÍA, MARÍA

Para María, una perla de tres días

 

 

La voz clara de Milton Nascimento nos trae la luz de la

mañana, la emoción vibrante de un nuevo día en esta

hermosa canción ,“María, María”, que pareciera como

una puesta de sol.

Es la misma voz por la que cayó perdidamente

enamorada la legendaria cantante Elis Regina en 1964,

cuando escuchó a un joven Milton interpretar “Cancao

do sol”, en Sao Paulo, en una fiesta privada. Ahí

empezó todo.

Pero aparte de cantar como los ángeles, Milton es un

extraordinario músico, uno de los más respetados en

Brasil. Su música es impresionista, emocional y

romántica, como la música de la banda sonora del

ballet “María, María”, al que pertenece esta canción.

En la música de este ballet contó con la colaboración de

Fernando Brant, otro de los grandes de la música

brasileña. En esta obra coquetea con coros y

percusiones afro-brasileñas, consiguiendo un

ambiente emocional que trasciende lo musical. No en

vano, el de Minas Gerais concibió todas las

composiciones como si se tratase de una película.

Siempre reconoció que el interés por la música le vino

del cine. Cuando salió de una sala de cine con su amigo

Marcio Borges, tras visionar “Jules et Jim” de Truffaut,

compuso su primera canción.

En gran parte del disco y en concreto en la canción

“María, María”, aparece un solo hablado de Milton, en

el que con la guitarra de fondo nos cuenta la dura

historia de María. También ocurre con “Era rei e sou

escravo”. No podemos dejar de mencionar la poética “

Os esclavos de Jo”, otra canción universal que aparece

en este trabajo.

Milton contó con un plantel que despuntaría

posteriormente: Toninho Horta en la guitarra, Paulo

Mora al saxo, y las voces de Nana Caymmi, Beto

Guedes, o el propio Nascimento.

La canción, que fuera también interpretada por la

luchadora nata Mercedes Sosa, narra la vida de una

esclava, que no se rinde ante el desaliento. Una mujer

que merece vivir y amar al igual que cualquier ser de

este planeta. Que es sonido, color, sudor. Mezcla de

dolor y alegría, ejemplo de un pueblo que ríe cuando

debe llorar, ejemplo de que siempre hay que tener

sueños. Se trata de una canción reivindicativa, llena de

esperanza, que nos hace seguir teniendo fe en el ser

humano.

Hoy The Way to Innisfree nos acerca a la voz  mágica,

dotada de un matiz femenino, de Milton Nascimento,

enorme compositor,  quizás el cantante brasileño

preferido de Atticus, un amante ferviente de la música

exuberante procedente de este país, que cree que la voz

de Milton Nascimento tiene una claridad y una

amplitud sin parangón,  que transmite un temblor

lírico  , a veces, rayano en la mística.

Ofrecemos dos versiones del tema, una cantada y otra

tarareada, ambas por Milton, y ambas deliciosas…

MARÍA, MARÍA

(Milton Nascimento y Fernando Brant )

Maria, Maria
É um dom, uma certa magia
Uma força que nos alerta
Uma mulher que merece
Viver e amar
Como outra qualquer
Do planeta

Maria, Maria
É o som, é a cor, é o suor
É a dose mais forte e lenta
De uma gente que rí
Quando deve chorar
E não vive, apenas aguenta

Mas é preciso ter força
É preciso ter raça
É preciso ter gana sempre
Quem traz no corpo a marca
Maria, Maria
Mistura a dor e a alegria

Mas é preciso ter manha
É preciso ter graça
É preciso ter sonho sempre
Quem traz na pele essa marca
Possui a estranha mania
De ter fé na vida….

Mas é preciso ter força
É preciso ter raça
É preciso ter gana sempre
Quem traz no corpo a marca
Maria, Maria
Mistura a dor e a alegria…

Mas é preciso ter manha
É preciso ter graça
É preciso ter sonho sempre
Quem traz na pele essa marca
Possui a estranha mania
De ter fé na vida….

Ah! Hei! Ah! Hei! Ah! Hei!
Ah! Hei! Ah! Hei! Ah! Hei!!
Lá Lá Lá Lerererê Lerererê
Lá Lá Lá Lerererê Lerererê
Hei! Hei! Hei! Hei!
Ah! Hei! Ah! Hei! Ah! Hei!
Ah! Hei! Ah! Hei! Ah! Hei!
Lá Lá Lá Lerererê Lerererê!
Lá Lá Lá Lerererê Lerererê!…

Mas é preciso ter força
É preciso ter raça
É preciso ter gana sempre
Quem traz no corpo a marca
Maria, Maria
Mistura a dor e a alegria…

Mas é preciso ter manha
É preciso ter graça
É preciso ter sonho, sempre
Quem traz na pele essa marca
Possui a estranha mania
De ter fé na vida

Ah! Hei! Ah! Hei! Ah! Hei!
Ah! Hei! Ah! Hei! Ah! Hei!!
Lá Lá Lá Lerererê Lerererê
Lá Lá Lá Lerererê Lerererê
Hei! Hei! Hei! Hei!
Ah! Hei! Ah! Hei! Ah! Hei!
Ah! Hei! Ah! Hei! Ah! Hei!
Lá Lá Lá Lerererê Lerererê!
Lá Lá Lá Lerererê Lerererê!…

“LA STRADA” ( 1954): FELLINI EN ESTADO PURO

En esta película está dentro  el  universo del primer Fellini, sin duda el más destacado . El símbolo del mar, el circo, la mirada cariñosa y piadosa a la dura vida de los artistas ambulantes , la música que lo envuelve todo de melancolía y de espuma.  El elemento del mar es importante en toda la obra de Fellini. Recordemos el nostálgico paseo marítimo de  “Amarcord” ( 1973), o  el de “Los inútiles” ( 1953) , en ambos casos el mar representa un recuerdo entrañable. La  historia estaría condicionada por el mar. Sin duda su  estructura  es circular, en el sentido de empezar y acabar en el mar.

Por otro lado está el mundo de los sueños, quizás más presente en otras películas como “Ocho y medio” ( 1963) . Es imposible hablar de Fellini sin hablar de los sueños. Los escenarios semivacíos,  con las paredes rotas, son muy parecidos a los escenarios nacidos en la mente de Guido, trasunto de Fellini en “Ocho y medio” (aquellas ruinas imaginarias y asépticas en los que ve a sus padres). Son como ortonomias o imágenes salidas de un sueño, y nos dan una dimensión, a veces onírica, otras surrealista de su cine.

Luego están los actores, Giulietta Massina , Gelsomina, en el papel mas conmovedor de su carrera , quizás sólo en “Europa 1951” ( 1952) de Rossellini y en “La noches de Cabiria”( 1957), con su marido detrás de la cámara,volverá a alcanzar este nivel. La mujer de Fellini borda el papel de clown. Sus ojos soñolientos y llenos de expresividad, con esa mirada inocente, y esa cara como de muñeco roto (casi parece el Brunettino de “Ladrón de bicicletas” ) enamoran a la cámara . Su  tristeza risueña  nos mueve a la compasión. Por el lado masculino, Anthony Quinn borda el papel de un brutal Zampanó.

                                                                             

Gelsomina                                                                                                                                       Zampanó

Destacaríamos también la indudable presencia del cine negro americano en el elemento de la premonición que tiene la muerte de Richard Basehart. Creo que el final es llevar el cine negro al mundo de Fellini , no en vano se reconocía como un devorador compulsivo de cine negro. El Zampanó loco por los remordimientos que acaba tendido y derrotado ante la inmensidad del mar ( ¡otra vez el mar!), incluso sugiriendo la idea de un posible suicidio, no se porqué me recuerda al personaje de “el Sueco” de “Forajidos”( que rodara  Robert Siodmack en 1946). Es la misma amargura, la misma sensación de vida sin horizontes, de derrota vital .  Aparte Burt Lancaster, que interpretó a “el sueco” en “Forajidos”  hubiera sido un gran Zampanó ( por aquello del circo: “ El halcón y la flecha”, “Trapecio”,…), aunque Anthony Quinn está perfecto.

Otro aspecto a destacar es la música, nunca en la historia del cine estuvo la obra de un músico tan plegada a la obra de un director ( algo similar puede ocurrir con  Hitchcock y Herman, Leone y Morricone o  Lean y Jarre ), es imposible concebir el cine de Fellini sin  la música de Nino Rota, es el alma de sus películas. La despedida de  Richard Basehart y Gelsomina, con la música de fondo de Rota es un momento emocionante. A mi me remite a Passolinni y a la emoción repentina de algunos planos de su “Acattonne” ( 1961),  hay que recordar que  Passolinni  escribió el guión de “Las noches de Cabiria” ( 1957), otra amarga película del genio de Rimini,  como hemos mencionado antes, interpretada también por su mujer.

Por último, el guión, firmado por Tulio Pinelli, el propio Fellini y Ennio Flaianno. La película fue galardonada con el óscar a la mejor película extranjera, Fellini recibió cuatro en su carrera, y no solo eso, la academia se fijó en su guión, que fue nominado al óscar.

El guión es fantástico y muy metafórico. Su estructura es como de “cuento adulto” con un arranque onírico parecido al de “Milagro en Milán” ( De Sica, 1951) , ya que ésta es una película “muy De Sica”, el propio Fellini lo reconocía  como su maestro. Sobre todo en su primera época se percibe una clara influencia de De Sica, sigue su estela, en la línea de lo que podríamos denominar un neorrealismo poético.

Volviendo al guión, es claro que encierra un gran simbolismo. Sin duda, la relación Zampano-Gelsomina , y la venta de ésta por sus familiares, esconde detrás una sutil y afabulada metáfora sobre el sometimiento de la mujer a la voluntad brutal y déspota del hombre, circunstancia ésta presente sobre todo en estos ambientes marginales. Pero todos estos temas los ilumina con su creatividad el genio Fellini y los inserta en su universo personal, aunque esta película esté mas aferrada a la tierra ( podría ser por la influencia de Pinelli y de Flaianno) y ofrezca menos evasión que otras de sus películas. Pensemos en la escena del balneario o en el final de “Ocho y medio”, las escenas musicales de la barroca “ Y la nave va” o en muchos momentos de la entrañable “Amarcord”( 1973).

En The way to Innisfree adoramos gran parte de la obra de Fellini, y especialmente “La Strada”, que junto con la ácida y amarga, a la vez, “La dolce vita”( 1970) y la ecléctica y llena de melancólica “Amarcord” ( 1973) son las favoritas de Atticus.

Quizás sea ese magnético blanco y negro, la potencia de los personajes, Gelsomina y Zampanó, el tono narrativo o la forma ensoñadora de contarnos una historia tan terrible, pero Atticus renueva su entusiasmo y se emociona cada vez que escucha la trompeta de Nino Rota.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

BELLE & SEBASTIAN

  El colectivo sonoro: Belle& Sebastian

Hoy “The way to Innisfree” habla de música, como tantas otras veces, pero une la música con una experiencia personal de Atticus. La música, los conciertos, los festivales siempre están asociados con cosas que nos suceden y Atticus vio a Belle & Sebastian el 11 de Marzo de 2004, si, es cierto, en la sala Aqualung. No es que me sienta orgulloso de ello, es que mi mejor amigo y yo, ambos locos por los escoceses teníamos compradas las entradas para ese día desde hacía tiempo, y acudimos a la sala con una sensación extraña, claro, porque dadas las circunstancias, no sabíamos si el concierto se iba a celebrar o no. Creo recordar que era un Viernes, pero no me hagáis caso, la mente juega malas pasadas.

Llegué esa misma mañana a Madrid, con mi madre, y en autobús, pues la lanzadera en la que inicialmente viajaríamos, lógicamente quedó interrumpida. Madrid aún estaba bajo las secuelas del terror, y las caras eran de crispación y de indignación, pero la armónica de Stevie Jackson, uno de los miembros seminales del grupo interpretando la bellísima “Fuck that shit” de la B.S.O. de la película “Storytelling” , sirvió de epifanía para calmar temporalmente las almas de los allí concitados.

Como una canción vale más que mil palabras, dejo temporalmente de teclear y aquí tenéis el “Wandering alone”, temazo con aires de  standart de toda la vida llevada al terreno del pop,  que forma parte de la BSO de la película “Storytelling” ( Todd Solonz, 2001), disfrútenla, lo merece.

Lógicamente no recuerdo el “track-list”, pero si recuerdo que mi amigo y yo quedamos absolutamente anonadados ante este colectivo sonoro llamado Belle and Sebastian liderado por ese gigante del pop , Stuart Murdoch, que jugaban entre ellos con los instrumentos, cambiando unas congas por una trompeta, y ésta luego por una guitarra,  transmitiendo un entusiasmo por la vida y por la música al público, que estaba desbordado y embobado.

Con el tiempo, han surgido voces agoreras que han redundado en la pérdida de gracia de los escoceses, amenazados en su trono de reyes del pop sensible por bandas pujantes como Summerfiction, los también escoceses Camera Obscura o The Hidden Cameras. Pero con su último largo, “Write about love” demuestran que el terciopelo escocés sigue estando en plena forma.

Este álbum tiene grandes hits como el “ I want the World to stop”, o canciones juguetonas como “I’m not living in the real world” ( que nos recuerda a la divertida  “We are the sleepyhands” de su anterior trabajo), la canción que abre el disco “I didn’t see it coming”, o quizás mi favorita, “ I can see your future”, balada en la vena lírica de este gran grupo de pop, pero que es algo más que pop ,ya que tiene una raíces culturales muy claras y profundas ( sólo hay q recordar la cubierta del “ If you feeling sinister”, posiblemente su mejor álbum, en la que aparece en primer plano una chica recostada en la cama y, de fondo, “The trial”, el proceso).

Es cuchemos esa preciosidad llamada: “I can see your future”…

En fin, que Atticus no está de acuerdo con esas voces agoreras, porque los viene siguiendo desde que escuchara por primera vez el “Tigermilk”(1996), con esa portada que le hubiera encantado a Warhol y a la Velvet, en la que aparece una  chica con actitud de amamantar a un tigre de peluche. Un álbum, que por cierto, fue el resultado de un proyecto académico, luego la historia crecería. En este disco sonaba el “State that I am in”, verdadera canción bandera del grupo.

Luego vinieron discos notables, como el “The boy with the arab strab” (1998), y por supuesto, el ya mencionado “ If you feeling sinister”( 1996), con esas portadas tan de los Smiths, otro grupo que, sin duda está entre sus referentes. Amén de los brillantísimos y cuidadísimos singles. Por cierto, en las portadas de sus singles ocurre como en las películas de Howard Hawcks (aquí las artes también se emparentan, como nos gusta en the way to Innisfree) aparecen chicas preciosas, si no repasen la portada y el vídeo del “Wrapped up your books”, vídeo que por cierto, pueden ver en esta crónica.

 

“Books”, single ( 2004)                                                                                                                                                     


                                               

                                            

                                                  “Tigermilk” (1996)                                    


Comprueben, comprueben en este bonito vídeo la anterior afirmación…


En 2002 se bajó del barco Isobel Campbell, vocalista y verdadera musa del grupo, y  surgieron  los cenizos, como siempre. Pero pasado el tiempo y después de escuchar sus dos últimos largos, celebramos que nos quedan muchos años por disfrutar de un grupo exquisito, que hace una música por encima del tiempo, que por eso perdura. Una música cargada de la poesía de las cadenciosas gotas de lluvia que golpean contra el cristal de nuestro balcón en un tarde lluviosa de domingo, mientras recordamos lo bueno y lo malo, porque no nos queda otra.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

Nos despedimos jugando con la rítmica “We are the sleepyhands” de su anterior trabajo “The life pursuit” ( 2006), una auténtica gozada de canción, compruébenlo,…

LOS SUEÑOS DE LA LUNA

        

                                                         

 I

La luna busca cobijo entre colinas y zarzas, la luna muerde la carne y la convierte en silencio, la luna galopa suave y va trotando sin dueño, no sabe que tiene dueño, que su dueño es mi dueño, el dueño de nuestros sueños, tus dos ojitos marrones que me dejan sin aliento.

 II

 

La luna desciende triste por la ladera del monte, triste como la canela, y te da un beso en la frente. De su cara sonrojada, nace el sol por la mañana.

 III

 

La luna va por el cerro, busca tu cara y no encuentra, todo se queda en penumbra. Va menguando, poco a poco, al compás de tu ausencia. La luna desaparece, se la beben las estrellas, todo se queda en silencio, desaparece la luna.

IV

 

La luna baila en la noche con traje de gasa y seda. La seducen tus ojitos, por ellos se va de fiesta. Gira y gira, sin parar, al vaivén de la trompeta. Pero, de pronto, enmudece, tus dos ojitos se cierran, y se termina la fiesta.

Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez

EL TIEMPO AMARILLO


 

 “Todos vivimos en las cloacas, pero algunos miramos las estrellas” ( O. Wilde)

 

 

Tiempo amarillo,

brillante decadencia,

lánguido esplendor,

sonidos de tu ausencia.

Pasos en la niebla,

la piel de la hojarasca,

memoria del silencio,

recuerdos de tu cuerpo.

Cadencia de pisadas,

rastro confuso y tierno,

se pierde en la espesura

de nuestro pequeño infierno.

 

                                          Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez